Sin transparencia sólo puede haber impunidad

Todos los días nos despertamos con sobresaltos sobre delitos realizados impunemente por personajes de toda ralea: Bárcenas, Urdangarín, Cristina de Borbón, Gao Ping, Oniani, Deripaska… por mencionar un puñado mínimo de nombres.

Además, hay que contar con empresas muy conocidas y respectadas que también cometen actos delictivos como Pfizer, American Express, HSBC, Wal Mart, entre muchas otras.

Hay una auténtica red global de delincuentes, que es capaz de garantizar la impunidad de sus miembros ante cualquier tipo de delito: lavado de dinero, concursos públicos amañados, falsedad documental, fraude contra la hacienda pública, extorsión, asesinatos…

Esta corrupción, esta impunidad, esta sensación de que los poderosos se salen siempre con la suya, deja a la gente la idea de que no merece la pena hacer ningún esfuerzo honesto, porque los delitos gordos son más rentables.

Los delitos les salen gratis a quienes los cometen, mientras que somos la gente de a pie quienes tenemos que pagar sus fechorías.

Y cuando se dice pagar, no es en sentido figurado, sino totalmente literal.

Tan sólo en España se calcula que en desde el año 2000 la corrupción se ha cobrado casi 7.000 millones de euros.  ¡¡¡¡Más de 1 Billón con B) de las antiguas pesetas!!!!

Nadie paga por hacer cosas fuera de la ley, menos si son grandes delitos, incluso descubieros en flagrancia.

El sistema está hecho para que los poderosos nos tomen el pelo, ya que ellos deciden el momento para hacer y deshacer a su antojo las leyes que sí persiguen a otros, a sus enemigos, pero también a gente común y corriente que nos sentimos en un estado policial cada vez que levantamos la cabeza.

¿Cómo podemos ver marchar a nuestros jóvenes sin sentirnos desgarrados?

¿Cómo podemos seguir votando a los mismos después que sabemos que nos roban y se vuelven a presentar a las urnas sin ningún tipo de arrepentimiento?

¿Cómo podemos permitir que la policía, la guardia civil y algunos jueces honestos se juegen el tipo para atrapar a peligrosos delincuentes y que luego se les escapen entre los dedos?

¿No estáis hartos?

Estar harto de que no podamos acceder a la información de lo que se hace con nuestro dinero:

¿Cuánto ganan nuestros políticos?

¿En qué lo invierten?

Cosas tan básicas como saber el número de coches oficiales, las dietas, las secretarias, el coste de los proyectos, alquileres, gasolina, etc.

¿Cómo podemos tomar las mejores decisiones si no tenemos información?

La ley de transparencia no servirá si se le da a los gobiernos la posibilidad de responder cuando a ellos se les antoje.

Deberíamos exigir una transparencia total y absoluta, y sólo así los ciudadanos tendríamos la posibilidad de demandar un honesto desempeño de los políticos.

Saber dónde se van los dineros nos haría tan bien…

No solucionaría de manera automática todos los problemas, pero los poderosos se cuidarían de meter la mano en la caja pública si hay una manera directa de poder descubrirlos y no estar a merced de las filtraciones de la voluntad de los medios de comunicación, que son empresas con sus propios intereses.

Sin transparencia sólo puede haber impunidad.

¡Contra la impunidad ya!

¡Transparencia ahora!

Anuncios

Un pensamiento en “Sin transparencia sólo puede haber impunidad

  1. Pingback: Ley de Transparencia… parece que algo se mueve y es por el escándalo Bárcenas | Contra la impunidad ya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s