Sin transparencia sólo puede haber impunidad

Todos los días nos despertamos con sobresaltos sobre delitos realizados impunemente por personajes de toda ralea: Bárcenas, Urdangarín, Cristina de Borbón, Gao Ping, Oniani, Deripaska… por mencionar un puñado mínimo de nombres.

Además, hay que contar con empresas muy conocidas y respectadas que también cometen actos delictivos como Pfizer, American Express, HSBC, Wal Mart, entre muchas otras.

Hay una auténtica red global de delincuentes, que es capaz de garantizar la impunidad de sus miembros ante cualquier tipo de delito: lavado de dinero, concursos públicos amañados, falsedad documental, fraude contra la hacienda pública, extorsión, asesinatos…

Esta corrupción, esta impunidad, esta sensación de que los poderosos se salen siempre con la suya, deja a la gente la idea de que no merece la pena hacer ningún esfuerzo honesto, porque los delitos gordos son más rentables.

Los delitos les salen gratis a quienes los cometen, mientras que somos la gente de a pie quienes tenemos que pagar sus fechorías.

Y cuando se dice pagar, no es en sentido figurado, sino totalmente literal.

Tan sólo en España se calcula que en desde el año 2000 la corrupción se ha cobrado casi 7.000 millones de euros.  ¡¡¡¡Más de 1 Billón con B) de las antiguas pesetas!!!!

Nadie paga por hacer cosas fuera de la ley, menos si son grandes delitos, incluso descubieros en flagrancia.

El sistema está hecho para que los poderosos nos tomen el pelo, ya que ellos deciden el momento para hacer y deshacer a su antojo las leyes que sí persiguen a otros, a sus enemigos, pero también a gente común y corriente que nos sentimos en un estado policial cada vez que levantamos la cabeza.

¿Cómo podemos ver marchar a nuestros jóvenes sin sentirnos desgarrados?

¿Cómo podemos seguir votando a los mismos después que sabemos que nos roban y se vuelven a presentar a las urnas sin ningún tipo de arrepentimiento?

¿Cómo podemos permitir que la policía, la guardia civil y algunos jueces honestos se juegen el tipo para atrapar a peligrosos delincuentes y que luego se les escapen entre los dedos?

¿No estáis hartos?

Estar harto de que no podamos acceder a la información de lo que se hace con nuestro dinero:

¿Cuánto ganan nuestros políticos?

¿En qué lo invierten?

Cosas tan básicas como saber el número de coches oficiales, las dietas, las secretarias, el coste de los proyectos, alquileres, gasolina, etc.

¿Cómo podemos tomar las mejores decisiones si no tenemos información?

La ley de transparencia no servirá si se le da a los gobiernos la posibilidad de responder cuando a ellos se les antoje.

Deberíamos exigir una transparencia total y absoluta, y sólo así los ciudadanos tendríamos la posibilidad de demandar un honesto desempeño de los políticos.

Saber dónde se van los dineros nos haría tan bien…

No solucionaría de manera automática todos los problemas, pero los poderosos se cuidarían de meter la mano en la caja pública si hay una manera directa de poder descubrirlos y no estar a merced de las filtraciones de la voluntad de los medios de comunicación, que son empresas con sus propios intereses.

Sin transparencia sólo puede haber impunidad.

¡Contra la impunidad ya!

¡Transparencia ahora!

Anuncios

Ramoncín, “El rey del Pollo Frito”, imputado en el Caso SGAE

Si es que no hay día en que no salga una noticia de un caso de corrupción en alguna organización.

¡Depuración de responsabilidades ya!

¡Contra la impunidad ya!

Según El País:

El cantante José Ramón Márquez, Ramoncín, comparecerá hoy ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz como imputado por haber facturado supuestamente a la SGAE 170.552 euros de manera irregularo por servicios inexistentes.

Ruz citó inicialmente a Ramoncín el día 14, pero adelantó luego la declaración del artista a hoy a las 10.00.

Ramoncín, al banquillo

El juez imputó el pasado día 21 a Ramoncín, que fue consejero de la SGAE entre 2000 y 2007, los delitos de apropiación indebida y/o administración desleal, así como falsedad documental, basándose en un informe aportado por la Guardia Civil.

En él se analizan facturas emitidas por el cantante y por su editora musical Júpiter Music S.L. al grupo SGAE entre 2004 y 2012, por un valor total de 170.552 euros.

Según este informe, se generan dudas sobre la forma de contratación observada y, en algunos casos, sobre la realidad de los servicios o productos por los que el grupo SGAE retribuyó al cantante.

En el escrito del instituto armado aparecen además correos electrónicos entre el cantante madrileño y el exdirector de la SDAE, filial digital de la SGAE, José Luis Rodríguez Neri, el presunto cabecilla de la supuesta trama de desvío de dinero de este organismo.

Entre las facturas investigadas figuran una emitida por Ramoncín mediante la empresa Portal Latino S.L. para poner en marcha un programa de televisión llamado El Creador, cuya realización la Guardia Civil no ha podido justificar con contrato alguno y que sospecha que nunca se hizo.

En relación con este último contrato, la contratación de Ramoncín para este programa supuestamente ficticio pudo ser una decisión adoptada por Neri, según se desprende de los correos electrónicos investigados.

Otra factura analizada en el informe se refiere a una herramienta informática que vendió el cantante a la SGAE, llamada Caja fuerte virtual, de la que ni se ha encontrado el contrato ni la herramienta en sí.

El juez imputa a Ramoncín en el ‘caso SGAE’ #corrupción

El juez Ruz imputa a Ramoncín por el caso SGAE por apropiación indebida y falsedad documental

  • Deberá acudir a la Audiencia Nacional el 14 de enero
  • Un informe policial analiza facturas del cantante por valor de 170.000 euros
  • Hay dudas sobre la forma de contratación y sobre la realidad de los servicios
LA SGAE CELEBRA UNA ASAMBLEA EXTRAORDINARIAJosé Miguel Fernández Sastrón (i) y el cantante Ramoncín, a las puertas de la SGAE.EFE/Sergio Barrenechea

 

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz ha citado como imputado al cantante José Ramón Márquez, “Ramoncín”, el próximo 14 de enero en el marco del caso SGAE, por los delitos de apropiación indebida y/o administración desleal, así como falsedad documental.

En una providencia, el juez cita a Ramoncínbasándose en un informe aportado por la Guardia Civil en el cual se han analizado facturas emitidas por el cantante o por su editora musical Júpiter Musical S.L. al grupo SGAE entre 2004 y 2012, por un valor total de 170.552 euros.

Según este informe, se generan dudas sobre la forma de contratación observada y, en algunos casos, sobre la realidad de los servicios o productos por los que el grupo SGAE retribuyó al cantante, han indicado fuentes jurídicas.

El juez ya citó a Ramoncín en calidad de testigo el pasado mayo.