La Audiencia Nacional estudia recuperar la investigación del oligarca ruso Oleg Deripaska

Hace ya tres años de la “operación Avispa” y todavía no ha habido ningún movimiento. ¿Hasta cuándo vamos a permitir esta impunidad? ¿Quién se hace responsable de esta desfachatez? ¿Dónde queda la independencia de la justicia? ¿A que altura quedan nuestros políticos?

La Audiencia Nacional se plantea reclamar a las autoridades rusas la investigación abierta en su día contra el magnate ruso del aluminio Oleg Deripaska por su posible vinculación con la organización mafiosa “Izmailovskaya”, acusada de blanquear dinero en España en el contexto de la llamada “Operación Avispa”. El juez Fernando Andreu aceptó en su día remitir a sus colegas rusos las diligencias contra Deripaska, imputado en España, pero advirtió que recuperaría la competencia en caso de que Rusia no realizara las investigaciones solicitadas sobre las posibles actividades delictivas de Deripaska y su entonces socio, Iskander Majmúdov.

La investigación sobre Deripaska surgió a raíz de la citada“Operación Avispa”, desarrollada en dos fases en España (en 2005 y 2006), y por la que ya fueron condenados seis miembros de la mafia ruso-georgiana, entre ellos el máximo responsable del grupo, Zajar Kalashov.

En el auto en el que cedía la iniciativa investigadora a las autoridades judiciales rusas, Andreu argumentó su decisión en el hecho de que las actividades ilícitas imputadas a Deripaska y Majmúdov, acusados de asociación ilícita y blanqueo de capitales, se habrían cometido en Rusia, país en el que residen ambos. En Rusia se habrían constituido, formado y ejercido las actividades criminales de la organización investigada, y es también en ese país donde se dieron las órdenes y se planificó el blanqueo de capitales objeto de las diligencias abiertas, según el juez español. Además, Andreu señaló que la Fiscalía General de Rusia le comunicó su interés por la investigación de estos hechos. Según el auto, Deripaska, Majmúdov y el también exsocio del oligarca ruso, Mijail Cherney, controlaban varias de las empresas de aluminio de Rusia que la organización criminal “habría ido ‘conquistando’ mediante extorsión y el asesinato”, y de las cuales obtenían el dinero que luego blanqueaban.

Ni la fiscalía ni la policía rusas han iniciado en tres años indagación alguna sobre el caso investigado en la Audiencia Nacional

En mayo de 2010 Andreu y el fiscal José Grinda, interrogaron en Moscú al magnate ruso, pero en calidad de testigo. Fue después de ese encuentro, que se desarrolló en un clima de cierta tensión, cuando Andreu accedió a ceder la iniciativa de la investigación a Rusia, anulando la imputación de Deripaska. Ahora, cuando van a cumplirse tres años de aquella decisión, ni la fiscalía, ni la policía rusas han iniciado investigación algunasobre el caso investigado en la Audiencia Nacional, y ésta valora recuperar en las próximas semanas la iniciativa del caso.

Además, el pasado 26 de febrero miembros del llamado Comité de Investigación ruso, una estructura independiente de la policía y la fiscalía, procedieron a registrar los locales moscovitas de la empresa Rusal, matriz del imperio que controla Deripaska. La causa del registro -que según anunció el Comité también se había realizado en otras oficinas de la sociedad- tiene que ver con una investigación abierta por un posible fraude fiscal de 200 millones de rublos, unos 5 millones de euros.

Vía Vozpópuli

Anuncios

España, nido de avispas: Corrupción y lavado de dinero de las mafias rusas (5)

El magnate Oleg Deripaska pertenece a la familia del primer presidente de Rusia, Borís Yeltsin. Está casado con Polina, hija del primer matrimonio del periodista Valentin Yumáshev, ex jefe de la Administración presidencial y esposo de Tania, la hija menor de Yeltsin.

Los jueces de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y Fernando Andreu tenían previsto viajar en octubre de 2009 a Moscú para interrogar a seis personas imputadas en dos de los sumarios que se instruyen en sus respectivos juzgados contra la mafia rusa.

Las autoridades de la Federación suspendieron, por segunda vez, las comisiones rogatorias. Ya en diciembre, nada más celebrarse el juicio por la Operación Avispa, ocurrió lo mismo.

La condición de Rusia para que esas comisiones rogatorias vayan adelante es que no se tome declaración como imputado sino como testigo al oligarca Oleg Derispaka, hombre cercano a Vladimir Putin y presidente de la primera empresa de aluminio del mundo, Rusal.

Las autoridades moscovitas tratan de salvar a toda costa a Derispaska de un eventual proceso penal en España. Desde hace meses los tira y afloja judiciales han sido una constante y aún no se tiene la certeza de que las comisiones rogatorias puedan materializarse a la vista de los últimos reveses. Pero Derispaka, con ser el objetivo principal de esas comisiones, no es el único. Mientras que Andreu, iba a centrarse en este objetivo, Garzón tenía previsto viajar a Rusia para tomar declaración como imputadas a otras cinco personas que figuran en la Operación Troika, la segunda de gran calado realizada en España contra la mafia.

El diario Ideal recopila también información sobre Oleg Deripaska:

En una carta al jefe del Kremlin los trabajadores de la fábrica local de celulosa y papel aseguran que Deripaska, considerado próximo a Putin, arruinó premeditadamente la planta cuando aún controlaba el 51 por ciento de sus acciones.

La planta, declarada en suspensión de pagos e intervenida desde 2010 por la Justicia, fue cerrada en 2008 por contaminar una superficie de al menos 200 kilómetros cuadrados del lago con dioxina, fenol y derivados del sulfuro, entre otras sustancias nocivas.

Aunque fue reabierta por orden directa de Putin, entonces primer ministro, la industria sigue adeudando millones de dólares al propio Deripaska, el multimillonario que controló la empresa hasta 2010 y que según sus empleados la llevó a la bancarrota.

Los trabajadores de la planta acusan a los gerentes de Deripaska de haber vendido activos de la fábrica -una central eléctrica y una estación de esquí- para luego desviar los beneficios.

El oligarca, investigado por la Justicia española por sus posibles relaciones con el crimen organizado, también habría “inflado la deuda” de la compañía y dejado de pagar los impuestos al Estado, según la carta remitida al presidente ruso.

Después de que la empresa fuera declarada en suspensión de pagos, el magnate del aluminio no dudó en vender el 51 por ciento de las acciones a su entonces socio Nikolái Makárov, a quien ahora reclama 150 millones de rublos (5 millones de dólares) prestados a la fábrica.

El empresario israelí de origen ruso Mikhail Cherny reclama a Deripaska el 20% de las acciones de UC Rusal, la mitad de todas las que posee el magnate del aluminio, en virtud de un supuesto acuerdo al que habrían llegado en 2001.

Mientras, fuentes del entorno de Deripaska pregonan por Moscú que el final de la “odisea española” de su patrón ha sido el procesamiento del juez Baltasar Garzón, quien inició la investigación contra él. Esta misma información coincide con el ABC quien reseña que el oligarca Oleg Deripaska, que ha estado imputado en España por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu en uno de los sumarios abiertos contra la mafia rusa -investigación que ahora ha asumido la Justicia de su país-, relaciona la condena de Baltasar Garzón y su separación de la carrera judicial con el final de su “odisea”.

Al remitir copia del procedimiento a sus colegas rusos, el juez de la Audiencia Nacional española Fernando Andreu advirtió de que recuperará la competencia en caso de que Rusia decline su solicitud para investigar a Deripaska.

En Rusia se habrían constituido, formado y ejercido las actividades criminales de la organización investigada, conocida como “Izmailovskaya” (banda rusa), y es en Rusia donde se dieron las órdenes y se planificó el blanqueo de capitales en España. Deripaska y sus ex socios controlaban varias de las empresas de aluminio de Rusia que la organización criminal “habría ido conquistando” mediante la extorsión y el asesinato, y de las cuales obtenían el dinero que luego blanqueaban.

Deripaska es reconocido no solamente por su éxito empresarial, sino por tener una relación muy cercana con el Kremlin, situación que ha usado en su beneficio, especialmente cuando de eludir a la justicia se trata.

Según el portal Noticias Diarias, Deripaska usó su maquinaria de amistades influyentes para negarse a ser interrogado en una investigación que la justicia española adelanta contra él por los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales, obligando al juez del caso (juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón) a desplazarse hasta Moscú para poder entrevistarse con él y con el visto bueno de la fiscalía rusa lo hizo en calidad de testigo y no de imputado.

Las tretas de Deripaska para conseguir sus objetivos en las cortes de todo el mundo parecen estar enfocadas ahora al juicio por la demanda que presentó el empresario israelí Michael Cherney en su contra, reclamando el pago del 20% de las acciones de una de las compañías de aluminio más grandes del mundo: RUSAL, una cifra que podría rondar los 4 billones de dólares. Cherney solicitó a la justicia británica que se encargara del caso, alegando que, dadas las conexiones de Deripaska en Rusia, no podía esperar.

No es la primera vez que Deripaska acude a oscuras maniobras para desacreditar a Cherney. En diciembre de 2010 una corte de Tel Aviv reconoció que había una campaña de desprestigio promovida por Alexei Drobashenko,  antigua mano derecha y director del “Eurasian Group“ – una de las empresas dirigidas por Deripaska – para la que contrató investigadores privados y consultores de imagen que se encargaran de conseguir información que pudiera dañar a su contraparte. Por este proceso ya han sido juzgadas y condenadas 4 personas en Israel.

Con la operación Troika cae la cuarta organización del crimen organizado más importante del mundo.  Estuvo dirigida contra la ‘Tambovskaya’, un grupo criminal ruso que toma su nombre de Tambov, una localidad a más de 1.000 kilómetros de San Petersburgo.

La operación fue coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y la Fiscalía Anticorrupción, en la que han participado de forma conjunta más de 400 operativos de la Policía Nacional, incluido el Grupo Especial de Operaciones (GEO), miembros de la Guardia Civil y Vigilancia Aduanera.

Según reseñó El Mundo, se practicaron una veintena de detenciones a personas que ocupaban puestos de gran responsabilidad en la organización mafiosa, los denominados ‘Vor v zakone‘, aquellos que ocupan la más alta categoría de la criminalidad de los países del Este, y mantenían contacto directo y permanente con otros miembros de la organización en Rusia.

En total, se produjeron 20 detenciones en Málaga, Madrid, Palma de Mallorca y Alicante y se desarrollaron una treintena de registros, en los que se hallaron documentación y efectos esenciales para demostrar que las empresas investigadas eran utilizadas para blanquear dinero. En Palma de Mallorca, además de los arrestos en la urbanización, algunas de las detenciones han sido en una inmobiliaria de la capital balear llamada Inmobiliaria Balear 2001 S.L.

En el vídeo que se incluye en este post se puede ver las condiciones en las que son tratados los empleados de una de las fábricas de las que es dueño Oleg Deripaska.

España, nido de avispas: Corrupción y lavado de dinero de las mafias rusas (4)

Cada vez más aparecían nombres de personas de alto rango involucradas en la Operación Avispa. Es por esto que se acuerda una II fase. El dia escogido fue el 22 de noviembre de 2006 y los objetivos principales eran el ucraniano Oleg Vorontsov, coordinador financiero de la organización y ex asesor del expresidente ruso Boris Yeltsin, y Alexander Gofshtein, abogado y quien visitaba a kalashov a menudo en la cárcel de Aranjuez.

Las órdenes estaban claras: las detenciones debían ser prácticamente simultáneas y además los arrestados debían ser incomunicados para evitar que unos alertasen a otros. Eso era especialmente importante en el caso del abogado, ya que se sabía que visitaba a Kalashov en la cárcel, pero se desconocía a qué hora.

Alexander Gofhstein acudió normalmente al centro penitenciario para entrevistarse con Kalashov. Cuando acabó su cita, el letrado ruso salió a la calle, pero para su sorpresa solo unos segundos después vio cómo unos policías le ponían los grilletes y le comunicaban que estaba detenido.

Por su parte, Vorontsov llegó al aeropuerto de Barajas rumbo a Ginebra. Unos metros antes de las puertas de embarque se le acercaron varios agentes que le colocaron las esposas.

Hay quienes dividen la operación Avispa en dos fases y hay otros que lo hacen en tres. Con esta última posición concuerda el Diario Información , el cual reseña que el último coletazo de la operación Avispa se produjo en julio de 2007 con la detención del ex subdelegado del Gobierno en Barcelona Eduard Planells por su presunta relación con la mafia ruso-georgiana.

Existe un nombre del cual no se habla mucho, pero que tiene relación con la Operación Avispa. Se trata de Oleg Deripaska, conocido como “el rey del aluminio” por controlar el 60% de la producción de este metal, figura como la segunda fortuna de Europa en la lista difundida en la revista “Forbes”, con un patrimonio de 18.000 millones de euros.

El Diario El Economista  escribe que según fuentes próximas a la investigación, hay indicios que demostrarían que Deripaska participó en una operación de blanqueo de 4 millones de euros entre 2001 y 2004.

La investigación se centra en una empresa situada en el este de Valencia, filial de la gran empresa rusa UMGC, gestionada por los tres socios y que Deripaska pudo utilizar para blanquear dinero.

Baltasar Garzón, juez de la Audiencia Nacional en 2009, principal instancia judicial española, viajó a Moscú la primera semana de diciembre de 2009 para interrogar a Deripaska, cercano a Vladimir Putin y dueño de la gran empresa de aluminio Rusal.

Comunidat Valenciana, nido de avispas

Las Fuerzas de Seguridad del Estado tienen constancia de que la mafia rusa dispone de una estructura estable en la Comunitat Valenciana desde, al menos, 2003.

El número dos de la organización Tambovskaya, Viataly Izgilov, presuntamente ha mantenido el control de la red de blanqueo de dinero que opera desde hace seis años en la Comunitat Valenciana.

Según los informes policiales, la estructura de blanqueo montada en la Comunitat Valencia canaliza el dinero de la mafia rusa en la adquisición de bienes inmuebles y negocios ficticios.

La organización Tambovskaya (la cuarta organización más importante del mundo) logró montar un entramado de empresas pantalla que supuestamente se dedican a negocios inexistentes como la importación de madera. La policía investigó también varias empresas de la mafia rusa utilizadas para blanquear dinero a través de la compra de aluminio.

Las investigaciones han llevado al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón a imputar al magnate ruso Oleg Deripaska por supuestamente lavar cuatro millones de euros a través de una firma valenciana.  Según las pesquisas, el dinero lavado mediante exportaciones y sobreprecio de arrabio, materia prima de la industria del hierro y el acero, procedería de la “Izmaislovskaya”, una de las grandes mafias rusas.

España, nido de avispas: Corrupción y lavado de dinero de las mafias rusas (2)

Para entender la Operación Avispa, la más grande operación contra las mafias de la desaparecida URSS, es necesario remontarse a la Operación Mármol Rojo. Se trata del preámbulo de la lucha que empezaba a librarse en España contra la mafia rusa, que en realidad son organizaciones mafiosas de países del Este aunque englobe a Rusia, Georgia, Ucrania y Bielorrusia, principalmente.

Llamada así por la ocupación de uno de los principales objetivos, empresario de tarragona cuyo negocio se dedicaba a este tipo de piedra, se calcula un blanqueo de más de 100 millones de euros procedentes de la extorsión y el crimen a través de las construcción y venta de inmuebles, entre los que figuraban varios hoteles de lujo en Granada y Almería.

En total se bloquearon unas 60 cuentas bancarias que el clan tenía en España, Andorra, las Antillas Holandesas, Belice, las Bahamas y las Islas Vírgenes.

El 31 de mayo empezaría “La hora del màrmol”. Mikhail Medvedev, de 57 años, era vigilado en su mansión del barrio de Pedralbes en Barcelona.  El líder ucraniano llamó a un taxi para que lo llevara al aeropuerto. El coche apareció, pero no daba con el número de domicilio, por lo que un agente camuflado se ofreció a ayudarlo. La idea era perder al taxista para que así no se escapara Medvedev.

El cliente marcó con insistencia a la central del taxi y al ver que no aparecía el coche,  recalcó que saldría de su casa con una maleta para que así lo reconociera el taxista.

Al salir, caían sobre él dos agentes que lo arrestraban hasta una esquina de la calle trasera. Ese mismo día cayeron en Tarragona Oleg Kharchenko, de 42 años, y Volodymir Yaskovets, de 45. Ambos eran personajes ligados directamente con Medvedev.

El empresario del mármol y nuevo rico, Antonio Alonso, fue detenido junto a su mujer en Almería. Más tarde les tocó a dos de sus hijos, David y Víctor, en Tarragona. En esta misma provincia detuvieron a Christian Tarruella Mejías, encargado de logística, el abogado de Alonso, Luis Ángel Fernández López y así hasta llegar a un total de 13 arrestos.

Luego de la Operación Mármol Rojo, la lucha contra la mafia rusa en España no cesó. Así es como tiene lugar una de las mayores batallas contra las mafias de Europa del Este: la Operación Avispa.

Su nombre surigió de manera casual. La Policía Judicial acudió al Servicio de Prevención de Blanqueo con una información previa, aún sin nombre, para constrastar datos. El inspector que apadrinaba esas pesquisas comentó a sus colegas que la idea era “pinchar, mover el avispero y esperar la reacción”.

Se marchó y todos se olvidaron del “título”, imprescindible para tratar los datos en el sistema. La persona encargada empezó a cotejar la lista de animales, una de las que se utiliza en una relación con miles de denominanciones. Recordó el aguijón de que habían hablado y como avispa no estaba asignado, utilizaron ese nombre.

La Operación Avispa alcanzó una repercusión mediática notable:  un total de 50 medios españoles reseñaron un promedio de 674 noticias, siendo el ABC el medio de comunicación que más abarcó sobre este tema con 117 noticias.

Las cifras sobre las detenciones en esta operación fueron, sin duda, espectaculares: 28 detenidos en Cataluña, Murcia, Málaga y Alicante. Información que concuerda por la publicada en RTVE, la cual reseña que su primera fase comienza el 20 de junio de 2005. En esa fecha la Policía detuvo en Cataluña, Murcia, Málaga y Alicante a 28 personas, la mayoría cabecillas de la mafia rusa, acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta.

Operación Avispa

El Mundo especifica que más de 400 agentes de la Dirección General de la Policía participaron en la operación caracterizada por 41 registros, bloqueo de 800 cuentas bancarias, distribuidas en 42 entidades bancarias a lo largo de todo el país y en la que también fueron intervenidos 42 vehículos de alta gama (Bentley, Mercedes, Porche, Jaguar, BMW), así como numerosas fincas en la costa española.

Entre los primero detenidos se encontraba Mikhail Mdinaradze, mano derecha de Zakhar Kalashov, y a quien se le intervino un pasaporte ruso con visado de recientes viajes a georgia y afirmaba controlar el cincuenta por ciento de la empresa Elviria Invest, S.L., donde quitaba y ponía responsables.

Otro de los que ingresaron en prisión era el secretario personal de Kalashov, Alexander Minin, al que se intervino en su domicilio de Benalmádena, en Málaga, un pasaporte ruso a nombre de su jefe.

Continuará…

España, nido de avispas: Corrupción y lavado de dinero de las mafias rusas (1)

Más de mil kilómetros de costa entre Girona y Málaga han sido escenario idóneo para el crimen organizado, sobre todo para el blanqueo de dinero.

En 2005 comienza el principal antecedente de la desarticulación de una red mafiosa rusa en España: la Operación Avispa. Sus detenidos son de la alta categoría de la criminalidad de los países del Este, son los llamados vory v zakonen o mejor conocidos como ladrones de ley.

Libro

Los periodistas del periódico ABC, Cruz Morcillo y Pablo Muñoz en su libro Palabra de Vor esbozan el perfil de los vory a través de los mandamientos que debe cumplir el “ladrón”. Como primera obligación debe dar la espalda a su familia de sangre (madre, padre, hermanos) y sus únicos parientes serán los de la organización criminal; tiene prohibido fundar una familia propia y trabajar porque debe vivir exclusivamente de sus crímenes; está obligado a dar apoyo moral y material a otros “ladrones” usando la obshchak, o caja común que él controla; debe proporcionar información acerca de sus cómplices; si es investigado, un subordinado se atribuirá la responsabilidad para que el jefe pueda huir.

Tal descripción concuerda con la proporcionada en el diario Levante, en el cual se explica que un “Ladrón en la Ley” es elegido en un consejo de jerarcas supremos del crimen organizado ruso a escala nacional.

En el argot criminal este proceso se denomina “coronación”.   El “código de honor” les obliga a dedicar toda su vida a una actividad profesional criminal; a participar activamente en una organización de clanes; a ejercer como sus líderes o “jueces”; a regular la entrada de ingresos a la obshchak  y gastarla ayudando a los miembros que se encuentran en prisión. Además, según la Fiscalía Anticorrupción, intentan comprar a los funcionarios de las fuerzas de orden público.

En ambas definiciones, la obshchak y skhodka son términos que aparecen con un gran peso. Y es que ambos elementos siguen vigentes. La caja común es responsabilidad del Vor y sirve para mantener el bienestar del grupo. A ella deben aportar fondos todos sus miembros o incluso pagar tasas si violan algún precepto. Mientras más dinero tenga la caja, más categoría se le adjudica al grupo criminal que hay detrás.

Las reuniones para solucionar conflictos, que habitualmente coinciden con el cumpleaños de algún jefe, son otro de los aspectos más importantes entre las mafias porque tienden a proyectar cada vez más una imagen de congresos de hombres de negocios abiertos, incluso, a los poderes locales, pero tienen aún un importante componente secreto y apegado a la tradición.

En ellas, se tratan cuestiones fundamentales para las organizaciones y son el marco donde suele producirse la “coronación” de las autoridades criminales y la adjudicación del título de “ladrón de ley”.

Pero no todo el que quiera ser un vory v zakonen puede serlo y mucho menos aspirar al mando. Los homosexuales, los colaboradores de los carceleros, los que no pagan las deudas de juego, aquellos que no siguen la moral de los “ladrones” o los miembros del Partido Comunista tienen el acceso negado y están excluidos de la doctrina. Sin embargo, Cruz Morcillo y Pablo Muñoz aclaran que los vory v zakonen ha sufrido cierto descrédito, ya que se sabe que algunos “ladrones” han comprado sus títulos mediante sobornos y a otros se los ha pagado su familia.

A continuación un vídeo de un programa de radio en el que se explica la realidad de las mafias rusas en España (por favor, no miréis al conductor :S)

Georgianos en España. Las mafias de “La operación Avispa”.

Fotografía de archivo (2/11/09) del presunto líder de la mafia ruso-georgiana instalada en España durante el juicio que celebró contra él y otras cinco personas, tras detenidos en la denominada "operación avispa". La Audiencia Nacional ha condenado a siete años y medio de cárcel a Zakhar Kniazevich Kalashov, y a penas inferiores a los otros cinco miembros de esta organización criminal juzgados junto a Zakhar Kniazevich, por un delito de blanqueo de capitales. EFE

Fotografía de archivo (2/11/09) del presunto líder de la mafia ruso-georgiana instalada en España durante el juicio que celebró contra él y otras cinco personas, tras detenidos en la denominada “operación avispa”. La Audiencia Nacional ha condenado a siete años y medio de cárcel a Zakhar Kniazevich Kalashov, y a penas inferiores a los otros cinco miembros de esta organización criminal juzgados junto a Zakhar Kniazevich, por un delito de blanqueo de capitales. EFE

El antecedente de la operación ‘Avispa’

El principal antecedente de la desarticulación de una red mafiosa rusia en España es la operación Avispa, cuya primera fase se inició el 20 de junio de 2005. En esa fecha la Policía detuvo en Cataluña, Murcia, Málaga y Alicante a 28 personas, la mayoría cabecillas de la mafia rusa, acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta.El 23 de noviembre de 2006 se produjo la segunda fase de la operación con nueve detenidos, seis en Madrid, dos en Marbella (Málaga) y uno en Yuncler de la Sagra (Toledo), que blanqueaban grandes cantidades de dinero, en su mayoría procedente del juego ilegal de casinos en Rusia. Entre los arrestados estaba el máximo responsable de la red y coordinador financiero de la organización, el ucraniano Oleg Vorontsov y otras nueve personas de nacionalidad ucraniana, rusa, georgiana y española, que integraban una red financiera de blanqueo de capitales. En esta segunda fase fueron bloqueadas e intervenidas numerosas cuentas, un millón de euros, 90.000 dólares y cincuenta tarjetas de crédito. El último coletazo de la operaciónAvispa se produjo en julio del año pasado con la detención del ex subdelegado del Gobierno en Barcelona Eduard Planells por su presunta relación con la mafia ruso-georgiana.Otra operación destacada por el número de detenidos se produjo el 18 de abril de 2006, cuando la Policía detuvo a un centenar de personas en Almería, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Granada y Zaragoza que integraban una organización dedicada a introducir ilegalmente en España a mujeres rusas para su explotación sexual. El 15 de febrero de 2001, la policía española, en colaboración con la rusa, detuvo en Castelldefels (Barcelona) a Sergei Butorin y Marat Poliansky, jefe y lugarteniente, respectivamente, de una de las más importantes organizaciones mafiosas de Rusia. Ambos estaban reclamados por Interpol acusados de 35 asesinatos y fueron extraditados a Rusia en 2003.

La Policía Nacional alerta a las jefaturas provinciales de atentados

La mafia georgiana busca venganza tras el mayor golpe policial que su estructura ha recibido en Europa

Desde Georgia los capos de estas organizaciones delictivas han ordenado a sus sicarios que ajusten cuentas con los responsables del desmantelamiento de gran parte de su red en España, a través de la operación Avispa. La Dirección General de la Policía se encuentra en alerta ante la posible entrada en España de los mafiosos. La actuación policial del pasado mes de junio, en la que se llevaron a cabo una treintena de detenciones por blanqueo de capital a lo largo de toda la costa mediterránea, no ha dejado inermes a los vori v zakone (ladrones de la ley) del Este, que es como se denomina a los jefes de estas organizaciones, equivalentes a los capos de la mafia italiana.

La mayoría de los delincuentes detenidos, considerados de muy alto rango, son georgianos, y fueron localizados principalmente en Barcelona, donde se produjeron cerca de la mitad de los arrestos. Uno de ellos fue detenido en una lujosa mansión en el número 24 de la calle de Joan Delors, en Pedralbes. Además, el hecho de que dos de los grandes dirigentes de la organización criminal duerman ahora en cárceles españolas se ha convertido en toda una afrenta para los vori v zakone, quienes han decidido iniciar su particular vendetta.

Esta situación ha puesto en alerta a la Dirección General de la Policía Nacional, que ha informado a las jefaturas provinciales de las peligrosas intenciones de estos delincuentes. Según la policía, la orden dada a los asesinos sería la de atentar, sobre todo, contra las autoridades judiciales que intervinieron en el caso.

Las identidades del juez instructor del caso, el titular del juzgado central número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, y del fiscal anticorrupción que dirigió la operación, Antonio Salinas, fueron recogidas por los medios de comunicación de Georgia, donde esta operación tuvo una enorme relevancia.

La operación Avispa, en la que participaron más de 400 agentes, se desarrolló durante varios días a partir del 17 de junio en Barcelona, Castelldefels, Málaga. Marbella, Fuengirola, Benalmádena, Torremolinos, Alicante, Orihuela, Benissa y Altea.

Al menos 13 de las 28 detenidos fueron localizados en Barcelona, donde la mafia tenía implantada una red para el blanqueo de capitales. Hubo 41 registros en domicilios particulares, empresas y despachos profesionales, y se bloquearon 800 cuentas distribuidas en 42 entidades bancarias de todo el país.

La «operación Avispa» contra la mafia rusa, el mayor golpe en Europa contra el crimen organizado #corrupción

La operación policial desarrollada en diferentes provincias españolas contra la mafia rusa, en la que han sido detenidas 18 personas, entre ellas uno de sus ‘capos’, es la más importante contra los clanes mafiosos rusos desde 2007, cuando se culminaron las diferentes fases de la operación ‘Avispa’.La operación ‘Avispa’, cuya primera fase se inició el 20 de junio de 2005, fue una de las más importantes en España y en Europa contra las mafias de origen ruso. En esa fecha la Policía detuvo en Cataluña, Murcia, Málaga y Alicante a 28 personas, la mayoría cabecillas de la mafia rusa, acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta.

Entre los detenidos había cinco presuntos ‘capos’ rusos, trece georgianos, uno alemán y tres testaferros españoles, de los que supuestamente se valieron para crear sociedades instrumentales desde las que blanqueaban dinero. Además realizaban secuestros y asesinatos por encargo, principalmente en Georgia y Rusia.

Los detenidos formaban parte de la “más alta categoría de la criminalidad” de los países del Este, los llamados ‘Vor Z Konen’ (ladrones de ley).

Segunda fase

El 23 de noviembre de 2006 se produjo la segunda fase de la operación ‘Avispa’, con nueve detenidos -seis en Madrid, dos en Marbella (Málaga) y uno en Yuncler de la Sagra (Toledo)- que blanqueaban grandes cantidades de dinero, en su mayoría procedente del juego ilegal decasinos en Rusia.

Entre los arrestados estaba el máximo responsable de la red y coordinador financiero de la organización, el ucraniano Oleg Vorontsov y otras nueve personas de nacionalidad ucraniana, rusa, georgiana y española, que integraban una red financiera de blanqueo de capitales.

En esta segunda fase fueron bloqueadas e intervenidas numerosas cuentas, un millón de euros, 90.000 dólares y cincuenta tarjetas de crédito.

El último coletazo de la operación ‘Avispa’ se produjo en julio del año pasado con la detención del ex subdelegado del Gobierno en Barcelona Eduard Planells por su presunta relación con la mafia ruso-georgiana. 

VIA:
http://www.abc.es/hemeroteca/historico-17-07-2007/abc/Nacional/detenido-el-ex-subdelegado-del-gobierno-en-barcelona-por-sus-trabajos-para-la-mafia-rusa_1634275768632.html

descarga (1)
Otras operaciones

Otra operación destacada por el número de detenidos se produjo el 18 de abril de 2006, cuando la Policía detuvo a un centenar de personas en Almería, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Granada y Zaragoza que integraban una organización dedicada a introducir ilegalmente en España a mujeres rusas para su explotación sexual.

Mucho antes, el 15 de febrero de 2001, la policía española, en colaboración con la rusa, detuvo en Castelldefels (Barcelona) a Sergei Butorin y Marat Poliansky, jefe y lugarteniente, respectivamente, de una de las más importantes organizaciones mafiosas de Rusia.

Ambos estaban reclamados por INTERPOL acusados de 35 asesinatos y fueron extraditados a Rusia en 2003.

La Audiencia Nacional absolvió a seis de los 12 procesados

Fotografía de archivo (2/11/09) del presunto líder de la mafia ruso-georgiana instalada en España durante el juicio que celebró contra él y otras cinco personas, tras detenidos en la denominada "operación avispa". La Audiencia Nacional ha condenado a siete años y medio de cárcel a Zakhar Kniazevich Kalashov, y a penas inferiores a los otros cinco miembros de esta organización criminal juzgados junto a Zakhar Kniazevich, por un delito de blanqueo de capitales.

Fotografía de archivo (2/11/09) del presunto líder de la mafia ruso-georgiana instalada en España durante el juicio que celebró contra él y otras cinco personas, tras detenidos en la denominada “operación avispa”. La Audiencia Nacional ha condenado a siete años y medio de cárcel a Zakhar Kniazevich Kalashov, y a penas inferiores a los otros cinco miembros de esta organización criminal juzgados junto a Zakhar Kniazevich, por un delito de blanqueo de capitales. EF

La Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha condenado a siete años y seis meses de cárcel a Alexander Kalashov, líder de la mafia ruso-georgiana desarticulada entre 2005 y 2006 con la denominada ‘Operación Avispa’, por un delito de blanqueo de capitales, que también atribuye a otros cinco acusados, a los que impone a a penas de entre dos y cinco años de cárcel. A todos ellos, les obliga al pago de multas millonarias y les absuelve del delito de asociación ilícita que les había atribuido la Fiscalía.

En concreto, el tribunal -formado por Angel Luis Hurtado, Julio de Diego López y Enrique López- condena a Kalashov por un delito continuado de blanqueo de capitales a siete años y medio de cárcel y al pago de una multa de 20 millones de euros. A uno de sus hombres más cercanos, Mikhail Mdinaradze le atribuye el mismo delito, por el que le impone una pena de cinco años de prisión y una multa de ocho millones de euros.

Además, Konstantin Asatiani, Oleg Vorontsov, Alexander Minin y Natalia Serova son considerados responsables de un delito de blanqueo de capitales. Se les imponen, respectivamente, las penas de cuatro años de cárcel y 500.000 euros de multa; cuatro años y 300.000 euros; tres años y multa de tres millones de euros, y dos años de prisión y 900.000 euros.

La Sala ha absuelto de todos los delitos que se les atribuían a los otros seis procesados, entre los que se encuentran los cuatro españoles a los que se había implicado en la organización mafiosa, Angel Blanco, María Flor Casado, Juan Manuel Cantarero y Carlos Antonio Fernández Asensio, bajo las acusaciones de falsedad de documento mercantil y blanqueo de captiales.

Los otros dos absueltos son Alexander Gofshtein, abogado de Kalashov detenido en la segunda etapa de la ‘Operación Avispa’, al que el fiscal atribuía los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales, y Olena Gotsulenko, a la que acusaba de blanqueo de capitales. Además, tampoco ha atribuido a los seis condenados el delito de asociación ilícita.

 

EXPULSION DE ESPAÑA

 

La sentencia dispone además que las penas privativas de libertad impuestas a Mdinaradze y Minin se sustituyan por su expulsión del territorio español, con prohibición de regreso al mismo por un plazo de diez años. Además, acuerda que Kalashov sea expulsado de España en el caso de que se acceda al tercer grado penitenciario o una vez que se entiendan cumplidas las tres cuartas partes de la condena, con prohibición de regreso al territorio español durante diez años. Para este cómputo será tenido en cuenta el tiempo que el jefe del grupo mafioso ha estado privado provisionalmente de libertad por esta causa, en concreto, algo más de tres años.

El fiscal anticorrupción José Grinda había solicitado 12 años de cárcel para el presunto jefe de la organización por los dos delitos que le atribuía (asociación ilícita y blanqueo de dinero). En la última sesión del juicio, que quedó visto para sentencia en diciembre, el representante del Ministerio Público recalcó que la acusación de que Kalashov es un ‘ladrón en ley’ –un importante jefe mafioso– no sólo partió de la Policía española, sino que en ello coinciden informes del FBI, la Policía israelí, italiana y francesa, los servicios de inteligencia rusos y los enlaces ruso y español en sus respectivas Embajadas.

El fiscal acusó a este destacado ‘capo’ de liderar una organización que se dedicaba a blanquear en España “importantes cantidades de dinero” que se obtenían del tráfico de drogas y armas, asesinatos por encargo, extorsión, contrabando y el control de los principales casinos de la Federación.

Las penas que solicitó para sus subordinados eran menores. Así, para Konstantin Asatiani y Oleg Voronstov pidió nueve años y tres meses; para Mikhail Mdinarazde, siete años y nueve meses; para Alexander Gofshtein, siete años y tres meses; para Alexander Minin y Natalia Serova, cuatro años y diez meses; para Olena Gotsulenko, tres años y seis meses; para Carlos Antonio Fernández Asensio, siete años y cuatro meses; para Juan Manuel Cantanero, cuatro años y nueve meses; y para Angel Blanco Yáñez y MªFlor Casado, penas inferiores al año.

En su informe final de conclusiones, el fiscal subrayó que durante el juicio “nadie supo decir a qué se dedica” Kalashov, a pesar de que se ha comprobado que las sociedades que dirigía movían importantes cantidades de dinero. Como ejemplo, recordó que el presunto cerebro de la organización posee una tarjeta American Express Centurion, que sólo poseen “300 personas en España” y que requiere gastos anuales de más de 200.000 euros.

 

DETENIDO EN DUBAI

 

El presunto líder de la organización fue detenido en mayo de 2006 en Dubai, meses después de que se desarrollara la primera fase de la ‘Operación Avispa’, en junio de 2005, que se saldó con 28 detenidos, entre ellos 22 ‘capos’ de las mafias de la antigua URSS acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta. Además, se realizaron 41 registros y se bloquearon más de 800 cuentas bancarias pertenecientes a 42 entidades bancarias distintas.

La segunda fase de la operación tuvo lugar en noviembre de 2006 y acabó con nueve detenidos, entre ellos Oleg Vorontsov, Alexander Gofhstein, Konstantin Asatiani y Carlos A. Fernández Asensio, acusados de crear una red para “auxiliar” a Kalashov, en prisión desde junio de ese año, y “conseguir su libertad y ocultar su responsabilidad penal”.

Entre estas actividades se incluía “contactar con personas que influyeran en los magistrados y fiscal encargados de la investigación”. Para este fin, como demuestra una conversación telefónica que se le grabó, Voronstov llegó a sugerir regalarle al juez de Vigilancia Penitenciaria “iconos sencillos”, dado que había sabido que los coleccionaba.