La Audiencia Nacional estudia recuperar la investigación del oligarca ruso Oleg Deripaska

Hace ya tres años de la “operación Avispa” y todavía no ha habido ningún movimiento. ¿Hasta cuándo vamos a permitir esta impunidad? ¿Quién se hace responsable de esta desfachatez? ¿Dónde queda la independencia de la justicia? ¿A que altura quedan nuestros políticos?

La Audiencia Nacional se plantea reclamar a las autoridades rusas la investigación abierta en su día contra el magnate ruso del aluminio Oleg Deripaska por su posible vinculación con la organización mafiosa “Izmailovskaya”, acusada de blanquear dinero en España en el contexto de la llamada “Operación Avispa”. El juez Fernando Andreu aceptó en su día remitir a sus colegas rusos las diligencias contra Deripaska, imputado en España, pero advirtió que recuperaría la competencia en caso de que Rusia no realizara las investigaciones solicitadas sobre las posibles actividades delictivas de Deripaska y su entonces socio, Iskander Majmúdov.

La investigación sobre Deripaska surgió a raíz de la citada“Operación Avispa”, desarrollada en dos fases en España (en 2005 y 2006), y por la que ya fueron condenados seis miembros de la mafia ruso-georgiana, entre ellos el máximo responsable del grupo, Zajar Kalashov.

En el auto en el que cedía la iniciativa investigadora a las autoridades judiciales rusas, Andreu argumentó su decisión en el hecho de que las actividades ilícitas imputadas a Deripaska y Majmúdov, acusados de asociación ilícita y blanqueo de capitales, se habrían cometido en Rusia, país en el que residen ambos. En Rusia se habrían constituido, formado y ejercido las actividades criminales de la organización investigada, y es también en ese país donde se dieron las órdenes y se planificó el blanqueo de capitales objeto de las diligencias abiertas, según el juez español. Además, Andreu señaló que la Fiscalía General de Rusia le comunicó su interés por la investigación de estos hechos. Según el auto, Deripaska, Majmúdov y el también exsocio del oligarca ruso, Mijail Cherney, controlaban varias de las empresas de aluminio de Rusia que la organización criminal “habría ido ‘conquistando’ mediante extorsión y el asesinato”, y de las cuales obtenían el dinero que luego blanqueaban.

Ni la fiscalía ni la policía rusas han iniciado en tres años indagación alguna sobre el caso investigado en la Audiencia Nacional

En mayo de 2010 Andreu y el fiscal José Grinda, interrogaron en Moscú al magnate ruso, pero en calidad de testigo. Fue después de ese encuentro, que se desarrolló en un clima de cierta tensión, cuando Andreu accedió a ceder la iniciativa de la investigación a Rusia, anulando la imputación de Deripaska. Ahora, cuando van a cumplirse tres años de aquella decisión, ni la fiscalía, ni la policía rusas han iniciado investigación algunasobre el caso investigado en la Audiencia Nacional, y ésta valora recuperar en las próximas semanas la iniciativa del caso.

Además, el pasado 26 de febrero miembros del llamado Comité de Investigación ruso, una estructura independiente de la policía y la fiscalía, procedieron a registrar los locales moscovitas de la empresa Rusal, matriz del imperio que controla Deripaska. La causa del registro -que según anunció el Comité también se había realizado en otras oficinas de la sociedad- tiene que ver con una investigación abierta por un posible fraude fiscal de 200 millones de rublos, unos 5 millones de euros.

Vía Vozpópuli

La UE investiga un caso de blanqueo de 230 millones de Euros

Seís países de la UE han unido sus fuerzas en la investigación de uno de los mayores casos de corrupción vistos en la Unión. Todo comenzó en una de las reuniones regulares, el 7 de febrero, entre la Comisión Europea y FIU.net, que celebra reuniones periódicas de expertos anti-corrupción de la UE ministerios de interior y opera una red informática segura ayudándoles a intercambiar datos.

Chipre, Estonia, Lituania y Letonia comenzaron la investigación del blanqueo de 230 millones de euros por parte del grupo Klyuev, un conocido sindicato ruso de crimen organizado. Posteriormente se unieron al grupo internacional de investigación Austria y Finlandia, aunque todavía no hay pruebas concluyentes.

Esto puede tensar más relaciones entre la UE y Rusia, por lo que se está trabajando y lento. EE.UU. el año pasado impuso sanciones a funcionarios rusos y mafiosos que, dice, han conspirado para asesinar a un contable de Rusia, Sergei Magnitsky, que denunció el fraude fiscal. La Comisaria de Asuntos Exteriores de la UE, Catherine Ashton, ha ignorado hasta ahora los llamamientos de los diputados a considerar medidas similares.

Más información: EUobserver

España, nido de avispas: Corrupción y lavado de dinero de las mafias rusas (1)

Más de mil kilómetros de costa entre Girona y Málaga han sido escenario idóneo para el crimen organizado, sobre todo para el blanqueo de dinero.

En 2005 comienza el principal antecedente de la desarticulación de una red mafiosa rusa en España: la Operación Avispa. Sus detenidos son de la alta categoría de la criminalidad de los países del Este, son los llamados vory v zakonen o mejor conocidos como ladrones de ley.

Libro

Los periodistas del periódico ABC, Cruz Morcillo y Pablo Muñoz en su libro Palabra de Vor esbozan el perfil de los vory a través de los mandamientos que debe cumplir el “ladrón”. Como primera obligación debe dar la espalda a su familia de sangre (madre, padre, hermanos) y sus únicos parientes serán los de la organización criminal; tiene prohibido fundar una familia propia y trabajar porque debe vivir exclusivamente de sus crímenes; está obligado a dar apoyo moral y material a otros “ladrones” usando la obshchak, o caja común que él controla; debe proporcionar información acerca de sus cómplices; si es investigado, un subordinado se atribuirá la responsabilidad para que el jefe pueda huir.

Tal descripción concuerda con la proporcionada en el diario Levante, en el cual se explica que un “Ladrón en la Ley” es elegido en un consejo de jerarcas supremos del crimen organizado ruso a escala nacional.

En el argot criminal este proceso se denomina “coronación”.   El “código de honor” les obliga a dedicar toda su vida a una actividad profesional criminal; a participar activamente en una organización de clanes; a ejercer como sus líderes o “jueces”; a regular la entrada de ingresos a la obshchak  y gastarla ayudando a los miembros que se encuentran en prisión. Además, según la Fiscalía Anticorrupción, intentan comprar a los funcionarios de las fuerzas de orden público.

En ambas definiciones, la obshchak y skhodka son términos que aparecen con un gran peso. Y es que ambos elementos siguen vigentes. La caja común es responsabilidad del Vor y sirve para mantener el bienestar del grupo. A ella deben aportar fondos todos sus miembros o incluso pagar tasas si violan algún precepto. Mientras más dinero tenga la caja, más categoría se le adjudica al grupo criminal que hay detrás.

Las reuniones para solucionar conflictos, que habitualmente coinciden con el cumpleaños de algún jefe, son otro de los aspectos más importantes entre las mafias porque tienden a proyectar cada vez más una imagen de congresos de hombres de negocios abiertos, incluso, a los poderes locales, pero tienen aún un importante componente secreto y apegado a la tradición.

En ellas, se tratan cuestiones fundamentales para las organizaciones y son el marco donde suele producirse la “coronación” de las autoridades criminales y la adjudicación del título de “ladrón de ley”.

Pero no todo el que quiera ser un vory v zakonen puede serlo y mucho menos aspirar al mando. Los homosexuales, los colaboradores de los carceleros, los que no pagan las deudas de juego, aquellos que no siguen la moral de los “ladrones” o los miembros del Partido Comunista tienen el acceso negado y están excluidos de la doctrina. Sin embargo, Cruz Morcillo y Pablo Muñoz aclaran que los vory v zakonen ha sufrido cierto descrédito, ya que se sabe que algunos “ladrones” han comprado sus títulos mediante sobornos y a otros se los ha pagado su familia.

A continuación un vídeo de un programa de radio en el que se explica la realidad de las mafias rusas en España (por favor, no miréis al conductor :S)

La corrupción amenaza la seguridad de Rusia.

La popularidad del presidente se resiente

putin (2)

En Rusia el dinero no llega a donde quiere el Gobierno, la arbitrariedad burocrática ahuyenta a los inversores, el presupuesto destinado al Ejército se roba a espuertas, impidiendo así su modernización, y ello en un entorno en el que los sobornos provocan una subida sin precedentes de los precios en todos los sectores del consumo.

Según Transparency International, Rusia ocupa en el mundo el lugar 133 en «percepción de corrupción». La lista la encabezan los estados más transparentes (Dinamarca, Finlandia y Nueva Zelanda) y el último puesto, el 174, lo comparten Afganistán, Corea del Norte y Somalia. España se encuentra en la posición 30, Alemania en la 13, Estados Unidos en la 19, Francia en la 22, Italia en la 72 y Grecia en la 94. De esta forma, Rusia es el país más corrupto entre los miembros del G20.

Pese a todo, el país eslavo ha mejorado relativamente, subiendo 10 lugares con respecto al año anterior. Pero no porque haya menos corrupción sino por el hecho de que esta lacra ha aumentado considerablemente en el resto del mundo.

En los primeros nueve meses de 2012 se iniciaron más de 16.500 causas por corrupción

El ex ministro de Finanzas ruso, Alexéi Kudrin, ve una relación directa entre los ingresos generados por la venta de petróleo y gas, el aumento del gasto público y la corrupción. Según su opinión, «cuando se produce un incremento explosivo del gasto aumenta el número de eslabones en la cadena administrativa y cada uno de ellos aspira a recibir su parte del pastel».

El jefe de la Cámara de Cuentas de Rusia, Serguéi Stepashin, ha advertido que «más de un billón de rublos -unos 24.000 millones de euros- desaparece anualmente de las arcas del Estado». El Comité de Instrucción, órgano judicial desgajado hace poco de la Fiscalía General, anunció en un comunicado emitido esta semana que se han iniciado más de 16.500 causas por corrupción en los primeros nueve meses de 2012, un 50% más que en 2011.

La oposición y determinados sectores intelectuales llevan tiempo denunciando la corrupción, la cual, según un sondeo, se ha agravado durante los años en los que el presidente Vladímir Putin dirige el país. Así lo estiman seis de cada diez rusos encuestados.

El activista que más ha contribuido a crear una conciencia social en contra de los abusos del funcionariado ha sido Alexéi Navalni, uno de los líderes del actual movimiento de protesta contra Putin. Se ha convertido en el receptor de la mayor parte de las denuncias por corrupción y cuelga los casos más flagrantes en su blog.

«Ladrones y estafadores»

De Navalni fue la idea de llamar a Rusia Unida, formación creada a instancias del Kremlin, «el partido de los ladrones y los estafadores». Sus revelaciones contribuyeron de forma decisiva a la sensible caída de votos a favor de Rusia Unida en las legislativas de hace un año.

Desde que regresó al Kremlin, el pasado mes de mayo, la popularidad de Putin también se resiente. Según un reciente informe del centro sociológico ruso Levada el jefe del Estado ha perdido un 6% de apoyo de la ciudadanía.

Gueorgui Satárov, presidente de la fundación para el estudio de la corrupción INDEM, está convencido de que «a Putin le preocupa y mucho que la corrupción le esté haciendo perder el control del aparato de Estado». Por su parte, Elena Panfílova, responsable de la delegación en Moscú de Transparency International señala que «no es posible seguir sin plantear una lucha en serio contra la corrupción (…) el poder necesita garantizar la firmeza de la vertical de mando».

Oboronservice fue utilizada para privatizar a precios de ganga las propiedades de Defensa

Efectivamente, el máximo dirigente ruso parece haberse dado cuenta del desafío y ha lanzado una nueva campaña anticorrupción que ha impactado de lleno en la línea de flotación de ministerios clave, como los de Defensa, Interior y Agricultura. Tanto él como su primer ministro, Dmitri Medvédev, han reconocido reiteradamente que «la corrupción amenaza nuestra seguridad nacional».

El titular de Defensa, Anatoli Serdiukov, fue destituido el 6 de noviembre. Su presunta amante, Evguenia Vasílieva, que dirigía la empresa «Oboronservice», está acusada de apropiación indebida de fondos del Estado. «Oboronservice» fue la estructura utilizada para privatizar a precios de ganga las propiedades de Defensa y el daño asestado al presupuesto se calcula en 75 millones de euros. El año pasado, según la Fiscalía Militar, unos cien millones de euros fueron a parar a los bolsillos de generales y contratistas corruptos.

Ha habido muchos otros ceses en distintos ministerios, pero, a juicio de Satárov, todos los casos destapados en noviembre «no son más que la punta del iceberg de un problema mucho más profundo y extendido».

SEGUIR LEYENDO:

Georgianos en España. Las mafias de “La operación Avispa”.

Fotografía de archivo (2/11/09) del presunto líder de la mafia ruso-georgiana instalada en España durante el juicio que celebró contra él y otras cinco personas, tras detenidos en la denominada "operación avispa". La Audiencia Nacional ha condenado a siete años y medio de cárcel a Zakhar Kniazevich Kalashov, y a penas inferiores a los otros cinco miembros de esta organización criminal juzgados junto a Zakhar Kniazevich, por un delito de blanqueo de capitales. EFE

Fotografía de archivo (2/11/09) del presunto líder de la mafia ruso-georgiana instalada en España durante el juicio que celebró contra él y otras cinco personas, tras detenidos en la denominada “operación avispa”. La Audiencia Nacional ha condenado a siete años y medio de cárcel a Zakhar Kniazevich Kalashov, y a penas inferiores a los otros cinco miembros de esta organización criminal juzgados junto a Zakhar Kniazevich, por un delito de blanqueo de capitales. EFE

El antecedente de la operación ‘Avispa’

El principal antecedente de la desarticulación de una red mafiosa rusia en España es la operación Avispa, cuya primera fase se inició el 20 de junio de 2005. En esa fecha la Policía detuvo en Cataluña, Murcia, Málaga y Alicante a 28 personas, la mayoría cabecillas de la mafia rusa, acusados de asociación ilícita, blanqueo de capitales y quiebra fraudulenta.El 23 de noviembre de 2006 se produjo la segunda fase de la operación con nueve detenidos, seis en Madrid, dos en Marbella (Málaga) y uno en Yuncler de la Sagra (Toledo), que blanqueaban grandes cantidades de dinero, en su mayoría procedente del juego ilegal de casinos en Rusia. Entre los arrestados estaba el máximo responsable de la red y coordinador financiero de la organización, el ucraniano Oleg Vorontsov y otras nueve personas de nacionalidad ucraniana, rusa, georgiana y española, que integraban una red financiera de blanqueo de capitales. En esta segunda fase fueron bloqueadas e intervenidas numerosas cuentas, un millón de euros, 90.000 dólares y cincuenta tarjetas de crédito. El último coletazo de la operaciónAvispa se produjo en julio del año pasado con la detención del ex subdelegado del Gobierno en Barcelona Eduard Planells por su presunta relación con la mafia ruso-georgiana.Otra operación destacada por el número de detenidos se produjo el 18 de abril de 2006, cuando la Policía detuvo a un centenar de personas en Almería, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Granada y Zaragoza que integraban una organización dedicada a introducir ilegalmente en España a mujeres rusas para su explotación sexual. El 15 de febrero de 2001, la policía española, en colaboración con la rusa, detuvo en Castelldefels (Barcelona) a Sergei Butorin y Marat Poliansky, jefe y lugarteniente, respectivamente, de una de las más importantes organizaciones mafiosas de Rusia. Ambos estaban reclamados por Interpol acusados de 35 asesinatos y fueron extraditados a Rusia en 2003.

La Policía Nacional alerta a las jefaturas provinciales de atentados

La mafia georgiana busca venganza tras el mayor golpe policial que su estructura ha recibido en Europa

Desde Georgia los capos de estas organizaciones delictivas han ordenado a sus sicarios que ajusten cuentas con los responsables del desmantelamiento de gran parte de su red en España, a través de la operación Avispa. La Dirección General de la Policía se encuentra en alerta ante la posible entrada en España de los mafiosos. La actuación policial del pasado mes de junio, en la que se llevaron a cabo una treintena de detenciones por blanqueo de capital a lo largo de toda la costa mediterránea, no ha dejado inermes a los vori v zakone (ladrones de la ley) del Este, que es como se denomina a los jefes de estas organizaciones, equivalentes a los capos de la mafia italiana.

La mayoría de los delincuentes detenidos, considerados de muy alto rango, son georgianos, y fueron localizados principalmente en Barcelona, donde se produjeron cerca de la mitad de los arrestos. Uno de ellos fue detenido en una lujosa mansión en el número 24 de la calle de Joan Delors, en Pedralbes. Además, el hecho de que dos de los grandes dirigentes de la organización criminal duerman ahora en cárceles españolas se ha convertido en toda una afrenta para los vori v zakone, quienes han decidido iniciar su particular vendetta.

Esta situación ha puesto en alerta a la Dirección General de la Policía Nacional, que ha informado a las jefaturas provinciales de las peligrosas intenciones de estos delincuentes. Según la policía, la orden dada a los asesinos sería la de atentar, sobre todo, contra las autoridades judiciales que intervinieron en el caso.

Las identidades del juez instructor del caso, el titular del juzgado central número 4 de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, y del fiscal anticorrupción que dirigió la operación, Antonio Salinas, fueron recogidas por los medios de comunicación de Georgia, donde esta operación tuvo una enorme relevancia.

La operación Avispa, en la que participaron más de 400 agentes, se desarrolló durante varios días a partir del 17 de junio en Barcelona, Castelldefels, Málaga. Marbella, Fuengirola, Benalmádena, Torremolinos, Alicante, Orihuela, Benissa y Altea.

Al menos 13 de las 28 detenidos fueron localizados en Barcelona, donde la mafia tenía implantada una red para el blanqueo de capitales. Hubo 41 registros en domicilios particulares, empresas y despachos profesionales, y se bloquearon 800 cuentas distribuidas en 42 entidades bancarias de todo el país.

“Presidente, cuando quiera mandar en una parte del país y no pueda, sabrá que las mafias rusas están aquí”.

 

Palabra de Vor es un libro de crónica periodística escrito por Cruz Morcillo y Pablo Muñoz. Los dos escritores son periodistas para el Diario ABC. El libro relata el trabajo periodístico de los dos autores sobre organizaciones mafiosas de países del Este, principalmente RusiaGeorgia y Ucrania, en territorio Español.

Aviso al presidente;

El libro lo encabeza una frase reveladora, casi aforística: «Presidente, cuando quiera mandar en una parte del país y no pueda porque alguien manda más que usted, sabrá que las mafias rusas están aquí definitivamente».

 Argumento Central

Pablo Muñoz y Cruz Morcillo relatan su análisis de testimonios de oficiales policiales, entrevistas a testigos en procesos antes las autoridades españolas, sumarios judiciales e informes de las fuerzas de seguridad relacionados con la Mafia rusa en España, principalmente sus actuaciones desde 2005. El libro detalla las actuaciones llevadas a cabo con ocasión de conocidas operaciones policiales, entre ellas las muy publicitadas operaciones Avispa, Mármol Rojo, Troika y Java, en las que han participado personalidades tan publicitadas como Fiscal José Grinda y los jueces de la Audiencia Nacional Fernando Andreu y Baltasar Garzón.

 Título

`Palabra de Vor´hace referencia a la expresión Vor v zakone o “ladrón de la ley”, un término utilizado en el bajo mundo ruso para describir a los miembros de grupos de crimen organizado, que al contrario de los delincuentes comunes, siguen una especie de códigos de conducta criminal.

La mafia rusa es un cliché, destacaron los periodistas de ABC en su libro ‘Palabra de vor. Las mafias rusas en España’, cuya presentación se celebró en el hotel Palace de Madrid.

Según Cruz Morcillo y Pablo Muñoz, ‘la mafia rusa’ no es una expresión cierta porque en realidad, lo que se sobreentiende en la frase y lo que amenaza a España y sus ciudadanos son agrupaciones de diferentes países, como Rusia, Georgia, Ucrania y Armenia, países de Europa del Este.s.
Mientras tanto, los periodistas españoles dedicaron un año y medio a analizar lo que está escrito al respeto: “la idea de escribir el libro sobre uno de los peligros más serios para España -las agrupaciones organizadas de crimen de los países exsoviéticos- nació ya en 2005. Estas agrupaciones eligieron como su base España y durante la investigación del asunto entendimos que el material recogido sobre la acción de la policía contra la ‘mafia rusa’ era tan abundante que no cabía en un solo artículo”, destacó Cruz Morcillo en la entrevista a la agencia RIA Novosti.

El libro está basado en diferentes materiales recogidos, incluso policiales y de procesos. Hay muchas entrevistas con representantes de la protección judicial en España, encargados de la lucha contra la corrupción y el crimen organizado, al igual que una entrevista no publicada nunca con el agente secreto ruso Alexandr Litvinienko, envenenado en Londres.

El espía ruso Alexander Litvinenko murió envenenado con polonio 210 en noviembre de 2006. Tres meses antes, varios policías españoles se reunieron con él en secreto en el hotel de una capital europea. Litvinenko les desveló detalles de criminales de su país enraizados en España y se comprometió a declarar ante la Audiencia Nacional contra los jefes de la mafia rusa investigados. Sus asesinos, que siguen en libertad, lo impidieron

 

En el libro también hay una entrevista inédita con Mijaíl Monastyrski, ex diputado del Parlamento ruso, y conocido como un falsificador de preciados artículos deFabergé. Sus obras no podían destinguirse de las originales, incluso por parte de los expertos escrupulosos del museo Hermitage. Al salir de la prisión se hizo un ‘rey de las antigüedades’ y, colaborando con la entonces KGB, atestiguó en los procesos estatales judiciales. Emigró a España y vivió allí unos diez años, durante los que la policía española le sospechó de venta de órganos humanos. Murió en un accidente de tráfico en Suiza.La entrevista inédita con el espía desahuciado es una de las cuatro que abre el libro «Palabra de Vor. Las mafias rusas en España» de los periodistas Pablo Muñoz y Cruz Morcillo. La galería la completan un antiguo jefe de la mafia de San Petersburgo, que eligió Marbella como refugio y también acabó muerto en un supuesto accidente; un renegado de otra potente rama criminal, la «Izmaizlovskaya», que fue antiguo socio del magnate Oleg Derispaska y ahora le ha declarado una guerra a muerte después de que su madre fuera asesinada por sus antiguos colegas; y un cuarto personaje, un «arrepentido», cuyo nombre, por seguridad, debe seguir guardado bajo llave.

España se ha convertido en azote de «vory v zakonen», en castellano «ladrones en la ley» o jefes criminales de las mafias rusas; látigo de ellos, y de su caterva de subordinados, esposas, amantes, testaferros, abogados y del resto de personajes que se mueven al calor de maletines repletos de millones por la zona de Levante, Cataluña, Baleares, la Costa del Sol y Madrid. Llegaron hace más de una década buscando un retiro dorado y aquí se han quedado. Pero no han venido para descansar, sino para montar santuarios desde los que dirigen a golpe de teléfono y viajes en jet privados sus negocios criminales en Rusia, Georgia, Alemania, Grecia o en cualquier lugar que les dejen.

En la presentación del libro participó Baltasar Garzón, el famoso juez instructor de España, que dirigió casos vinculados a las agrupaciones criminales de los países exsoviéticos. Destacó que el libro “choca con el aumento del material usado y el análisis profundo realizado. El libro tiene valor porque muestra el trabajo que se hace en España en la lucha contra el crimen organizado. Encontré mucho que no sabía antes, aunque dirigí casos eslabonados con la ‘mafia rusa’”.

Según el secretario Seguridad, Antonio Camacho, “tras los golpes fuertes hechos por la justicia española, los líderes criminales no tienen que mantener ninguna ilusión. La lucha contra las agrupaciones criminales se realiza y va a ser realizada seriamente y sin piedad.”

A pesar de que los autores de ‘Palabra de vor. Las mafias rusas en España’ hicieron la reserva de que la frase ‘la mafia rusa’ es condicional, porque no es correcto llamar ‘rusos’ a los criminales procedentes de Europa del Este, la historia de las mismas publicaciones del periódico no satisface a muchos analistas.

Hasta ahora se les han asestado cuatro grandes golpes: las operaciones Avispa, Mármol Rojo, Troika y Java, dirigidas al corazón de una mafia «líquida» que en España no mata, no secuestra, apenas extorsiona ni trafica pero hace circular el dinero a su antojo, funda y cierra sociedades fantasma, invierte en todo tipo de negocios y compra cada voluntad que se pone a su alcance, según se desgrana en el libro. Su importancia es estratégica, como le anticiparon los expertos a Zapatero: no se trata de más o menos inseguridad ciudadana. Lo que está en juego es la soberanía nacional. ¿Cómo? De la mano del control energético y de las privilegiadas relaciones políticas, policiales y económicas de las que se jactan los investigados y procesados.

«Cada organización criminal importante tiene su propia compañía en el sector energético, a la que protege y para la que elimina competidores por las buenas o por las malas (…) Son conscientes de que su expansión internacional depende de ellas», relatan los autores por boca de un policía alemán con el que se entrevistaron y a cuya cabeza ha puesto precio la mafia.
En España lo han intentado las empresas Lukoil y Gazprom, primero a través de una modesta distribuidora de hidrocarburos catalana y más tarde por la puerta grande, o lo que es lo mismo, vía Repsol. La maniobra fue abortada a tiempo, en cuanto los informes del CNI llegaron a la mesa de algunos ministros, pero nadie duda de que habrá nuevos envites y de que el Gobierno de turno deberá decidir si está dispuesto a depender de determinados grupos empresariales rusos.
«La mezcla de poder y dinero en esos niveles equivale a desestabilización», sostienen los autores; un riesgo del que ha tomado buena nota Estados Unidos, cuyos servicios policiales han pedido informes sobre el peligro emergente. Dicen quienes están en primera línea que cuando el ministro Rubalcaba se reúne con sus colegas al otro lado del Atlántico nadie le pregunta por ETA; como mucho por los islamistas, y de forma machacona por los rusos.  VIA ABC

”http://www.youtube.com/watch?v=dMvswEljVBU

Rusia estima en 258 millones de dólares los daños por corrupción en 2012

 

mafia-peligrosa-rusa (1)

 

Más de 16.500 casos de corrupción con implicación de cargos públicos, cuyo daño a las arcas del Estado se estima en más de 258 millones de dólares, han sido remitidos a los juzgados de Rusia en los primeros nueves meses de este año, informaron hoy las autoridades rusas.

“Los daños se calculan en casi 8.000 millones de rublos (258 millones de dólares)”, señala un comunicado del Comité de Instrucción (CI) ruso, citado por la agencia Interfax.

Las autoridades del país subrayan un incremento del casi 50 % del número de investigaciones por corrupción remitidas a los tribunales, toda vez que han pasado de 11.137 casos en el mismo periodo de 2011 a más de 16.500.

Entre los acusados por casos de corrupción están 13 diputados regionales, 210 diputados locales, 261 alcaldes, 19 fiscales y ayudantes de fiscales, y decenas de funcionarios de diversos órganos policiales y judiciales, según el CI.

Rusia ocupa el puesto 133 en la lista que mide la percepción de corrupción en 174 países y se sitúa así en la cola del G20, según el informe anual publicado esta semana por la ONG Transparencia Internacional (TI).

Calificación que “no está relacionada” con los últimos escándalos de corrupción revelados en una empresa pública del Ministerio de Defensa, que se llevó por delante al propio ministro, destituido por el presidente Vladímir Putin, según la director de TI en Rusia, Elena Panfílova.

Las autoridades investigan a varios funcionarios del departamento de bienes de Defensa y de la empresa estatal Oboronservice, acusados de estafar y malversar más de 30 millones de dólares gracias a operaciones ilegales con catorce activos inmobiliarios.

La cascada de investigaciones anticorrupción que se suceden en las últimas semanas en Rusia y que implican a las más altas esferas políticas del país no han podido cambiar la percepción de la mayoría de los ciudadanos sobre este mal.

Un tercio de los rusos califica de “endémica” la corrupción en su país y cree imposible erradicar esta mala práctica en Rusia, según una encuesta publicada también esta semana por el Centro Levada.

La mayoría de los rusos, un 60 %, califica las últimas detenciones y escándalos de corrupción como una puesta en escena para desviar la atención de los problemas reales de la economía.

 

 La mafia rusa se originó en la Unión Soviética y ahora tiene influencia en todo el mundo. Tiene entre 100.000 y 500.000 miembros. Están involucrados en la delincuencia organizada en países como Israel, Hungría, España, Canadá, Reino Unido, EE.UU., Rusia, etc. También han emigrado a Israel, Estados Unidos y Alemania con el uso de identidades judía y alemana. Sus actividades incluyen el tráfico de drogas y de armas de fuego, bombas, el contrabando, la pornografía, el fraude por Internet, etc. Uno de sus normas es no cooperar con las autoridades. Si alguno de los miembros habló cuando fue capturado, sera asesinados una vez que este en libertad. Son temidos por su vandalismo, terrorismo, tráfico de órganos y los asesinatos por encargo.