Pobre Iñaki, si es que al final… La infanta Cristina animó a Urdangarín a montar Nóos porque estaba “frustrado” profesionalmente

Si es que al final lo de Urdangarín va a resultar una “terapia alternativa” contra la frustración.

Ya decían que tenemos unos políticos frustrados y que por eso va a ser que delinquen tanto.

Yo preferiría que se fueran a un psicólogo de los de toda la vida y así saldría más barato.

Veamos lo que dice El Confidencial

“Tranquilo, cariño.  Te acompañaré hasta la cárcel”

La infanta Cristina de Borbón animó en 2002 a Iñaki Urdangarín a crear el Instituto Nóos porque veía “frustrado” profesionalmente a su marido, que entonces trabajaba en la empresa de marketing deportivo Octagon S. L., con un salario de 210.000 euros anuales. Así figura en uno de los correos electrónicos que el exsocio del duque de Palma, Diego Torres, entregó el pasado miércoles al juez instructor del caso Urdangarín.

El yerno de don Juan Carlos confesaba el 11 de diciembre de 2002 a un íntimo amigo: “Mi frustración va en aumento“. Urdangarín aseguraba en ese email que una de las razones de su malestar era que los responsables de Octagon S. L. “piensan que yo soy el abrepuertas de la compañía”, dando a entender que la empresa utilizaba su vinculación familiar a la Casa Real como tarjeta de presentación para hacer negocios.
“Desnudo ante ti mi estado y mi alma”, declara Urdangarín a su amigo Iñaki de Mujika. “La consultoría es muy solitaria; hoy me siento solo en la empresa“, prosigue el duque de Palma. “Cristina vive como yo mi frustración. Una vez más se pone mi camiseta y me anima”. Y añade: “Dos personas de común admiración por parte de Cristina y mía lo ven claro, y de manera razonada piensan que el mundo está hecho para valientes”.
El exjugador internacional de balonmano explica a su interlocutor que cuenta con el apoyo incondicional de la infanta Cristina para romper su relación con Octagon S. L. y crear “una empresa propia entre Diego y yo”, en alusión a Torres, quien pocos meses después se convertiría en su socio y vicepresidente del Instituto Nóos. “Te preguntarás quién es Diego, qué diablos estamos montando, el porqué una empresa…”, continúa Urdangarín.
El marido de la Infanta se desahoga con Mujika, que fue quien le sugirió, hace ya más de una década, el nombre de Nóos para su proyecto. “Me encuentro [en Octagon] en una situación donde me piden cuentas a corto plazo de una inversión de crecimiento a largo”, se lamenta. “Choco con formas de actuar muy personalistas. Es una empresa familiar donde los dos presidentes llevan la compañía desde un modelo de gestión soberanista, autosuficiente y poco permeable”.
“Quiero ser mi propio jefe” 
Ante tanta “frustración” profesional, Urdangarín llega a una conclusión: “Quiero ser mi propio jefe. No puedo ocultar mi embriaguez ante un reto. Tengo fuerza y ese punto de valentía que me permite pensar en saltar el precipicio”. Y aunque ese saltotiene sus riesgos -“pierdo mi sueldo, actualmente 35 millones de pesetas de las de antes”, se duele-, confía en que, de ahora en adelante, podrá “facturar proyectos en el área socio-cultural”.
El duque de Palma cree que la palanca para alcanzar ese objetivo, que ahora está a punto de llevarlo al banquillo de los acusados por varios delitos de corrupción, no es otra que Torres. “El talento lo he encontrado en Diego Torres y su grupo de colaboradores, que han sido profesores míos de Esade en el área de Política de Empresa. He descubierto que rodeado de buena gente, crezco. Podrás pensar que no los conozco, pero tengo buen feeling“. Diez años después, de ese feeling solo quedan los despojos.
Ahora, los dos antiguos socios en el Instituto Nóos se han declarado la guerra, cuya última escaramuza ha sido la nueva remesa de correos electrónicos que el abogado de Torres, Manuel González Peeters, depositó este miércoles en el juzgado. En ellos, Torres deja claro que Carlos García Revenga, secretario personal de la infanta Cristina y su hermana, Elena de Borbón, además de extesorero de Nóos, jugó un papel estelar en la estrategia para captar fondos de Administraciones públicas y empresas privadas.
Precisamente en el email que envió a Mujika en 2002, Urdangarín se refiere al empleado de la Casa Real y estrecho colaborador de las infantas: “A Carlos García Revenga le doy sana envidia de saltar el precipicio”, dice, en alusión a su inminente aventura al frente del Instituto Nóos. “Él se lo ha planteado alguna vez y nunca lo ha conseguido”.
Anuncios

Un pensamiento en “Pobre Iñaki, si es que al final… La infanta Cristina animó a Urdangarín a montar Nóos porque estaba “frustrado” profesionalmente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s