La Lista Falciani de Políticos y Empresarios de España #corrupción #impunidad

Aquí puedes ponerte un poco al día de la cara que tienen algunos de los Políticos y Empresarios españoles, que en algunos casos se encuentran en el gobierno de España y todavía tienen la cara de decir que hay que perseguir a los defraudadores… y a la vez te servira para saber de el porque el presidente del gobierno y su partido decidieron sacarse eso de perdonar a los defraudadores… para que puedan blanquear el dinero que tienen en ciertos Bancos de Suiza y que de momento no se han atrevido… y que gracias a un Angel caido del cielo llamado Hervé Falciani, hizo publicas por el motivo que sea, pero que a puesto en Jaque a muchos Politicos y Millonarios de la Comunidad Europea y esa lista se la envio cierta presidenta de la Comunidad Europea… al presidente del gobierno Mariano Rajoy y este tiene oculta como si del Anillo del señor de los anillos se tratase y que para que conozcas un poco más del tema he recopilado varios artículos de prensa online para que puedas sacar tu propia opinión.

Karlos Gordo Iza.

HSBC – Banco Suizo -15.000 cuentas sacadas a la luz por Hervé Falciani

en el caso de los datos Swiss entre los que se encuentran Políticos y Empresarios de España

Hervé Falciani y Heinrich Kieber: dos empleados de la banca que pusieron en jaque la connivencia de los estados europeos con las grandes fortunas defraudadoras

Tras ser detenido el 1 de julio en Barcelona en respuesta a la orden internacional de búsqueda y captura dictada por el gobiernosuizo, Falciani permanece en la cárcel y podría llegar a ser extraditado. Los bancos suizos han recibido recientemente unos 220.000 millones de euros procedentes de evasores griegos .

El pasado 1 de julio, Hervé Falciani fue detenido en el puerto de Barcelona y desde entonces permanece preso en la cárcel de Valdemoro, a la espera de que la Audiencia Nacional dictamine sobre su extradición a Suiza acusado de un delito de revelación de secreto bancario, delito queno existe en España, según apuntan sus abogados. Aquí, la ley sí obliga -al contrario- a denunciar todo indicio deblanqueo de dinero. Hasta el 1 de julio, Falciani se movió conlibertad por Francia e Italia debido a su nacionalidad italofrancesa y a que ambos países no extraditan a sus propios ciudadanos.

 

Falciani era ingeniero informático del HSBC Private Bank en Ginebra, y descubrió una gigantesca red de evasión fiscal que sumaba 130.000 cuentas, 18.000 de las cuales son francesas, italianas y españolas. En 2007 decidió copiar la información bancaria, aunque el caso no salió a la luz hasta dos años después. Algunos nombres llegaron a filtrarse a la prensa: Patrice de Maistre, el asesor financiero de Liliane Bettencourt, propietaria del imperio L’Oréal; Arlette Ricci, la heredera de la marca de perfumes Nina Ricci; en Italia, modistos como Valentino o joyeros como Bulgari.

De esas 18.000, 3.000 son cuentas opacas propiedades de ciudadanos del Estado español. Depósitos en el HSBC por un valor de 8.000 millones de euros que afectan directamente 1.500 personas. La Agencia Tributaria identificó -sin embargo- sólo a 659 grandes defraudadores de esos 1.500, pero los nombres no se hicieron públicos, a excepción de los de Emilio Botín y su hija Patricia, debido a una actuación de la fiscalía anticorrupción.

Hacienda escribió una carta a los defraudadores seleccionados (659 casos) invitándoles a regularizar la situación sin costes penales, a la cual no respondió ninguno de los afectados. Sólo cuando se incoó expediente sancionador, empezaron a llegar las respuestas. A día de hoy, sólo se han recuperado 220 millones de euros defraudados. A pesar del silencio férreo, fuentes cercanas a la investigación han aclarado que en el listado “están todas las grandes fortunas que se puedan imaginar”. Hay numerosos políticos, empresarios y financieros implicados, entre ellos el padre de Emilio Botín, presidente del Banco Santander. Los expedientes finalmente incoados se caracterizan por terminar en largas dilaciones judiciales eficazmente gestionadas por buffets de abogados de lujo.

Un ejemplo es el de una trama de corrupción en la que -tras 12 años de juicio- se hacondenado a seis años de prisión al expresidente del Barcelona y constructor José Luis Núñez y a su hijo Josep Lluís Núñez y Navarro, así como al exjefe de la Inspección de Hacienda en Cataluña Josep Maria Huguet (13 años) y a los exinspectores Manuel Abella (11 años), Roger Berga (9 años) y Alvaro Pernas (12 años). También se han dictado penas de prisión para el abogado Juan José Folchi (7 años y medio) y al asesor financiero de Núñez y Navarro, Salvador Sánchez Guiu (6 años), pero ninguno de ellos ha pasado aún por prisión. A pesar deque la fiscalía pidió prisión provisional en tanto el Tribunal Supremo resuelve los últimos recursos, la Audiencia de Barcelona estimó el pasado mes de julio que durante los 12 años quese prolongó esta causa los condenados no han manifestado “ninguna voluntad de rebeldía”contra la justicia.

En 2002 fueron descubiertas 200 cuentas opacas de ciudadanos españoles al Lienchtenstein Global Trust Group (LGT). Hacienda instó a regularizar la situación a 67, de los cuales sólo un 20% lo han hecho. Entre los pillados destacaban 7 ciudadanos catalanescon depósitos no declarados al paraíso fiscal. Se trata de Josep Bas Puig, empresario catalán del sector químico (fraude de 4,2 millones); Luis Gari Sentmenat, administador de una empresa náutica en Barcelona (fraude de 7′98 millones); el arquitecto barcelonés Alfredo Arribas (fraude de 311.471 euros); EnriqueClapers Alegre, del alta sociedad catalana (fraude de 296.905 euros); el empresario del sector de la decoración Jaume Graells (fraude de 1,2 millones de euros) o el auditor vinculado al sector editorial Jorge Sierra Arrayán (fraude de 313.442 euros). El séptimo de los catalanes pillados no es ninguno otro que Artur Mas Barnet, padre del actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, por un fraude de 823.262 euros. De la cuenta era beneficiario en 2002 el mismo Artur Mas hijo, entonces consejero de Economía y Finanzas de la Generalitat. De la misma operación también resultarán expedientados el cantautor Alejandro Sanz –paladín de la lucha contra la piratería informática-, el industrial vasco Alenadro Legarda (director de la totpoderosa CAF) o Carlos Meier (exdirector de Segundamano y fundador del Instituto de Empresa).

Estos casos no fueron descubiertos por investigaciones de la Hacienda pública, sino más bien por filtraciones, compraventas de discos y otros soportes digitales y casualidades. En el caso de las cuentas al LGT de Lienchenstein, el origen es la venta de los datos de 5.828 evasores (con un patrimonio total de 5.000 millones de euros) realizada por un trabajador de la entidad financiera, Heinrich Kieber, a los servicios secretos alemanes por 5 millones de euros. Entre ellos, constaban el 67 defraudadores del Estado español expedientados. Alemania facilitó entonces los datos a trece países. De Heinrich Kieber se dice que es “el hombre más odiado por los millonarios” y que en internet se ofrecen 7 millones de euros a quien acabe consu vida.

El caso suizo de HSBC es idéntico. Se trata de un trabajador que filtra los datos al estado francés, quien a su vez los traspasa la Hacienda española entre otras europeas.

 

La justicia suiza, lejos de perseguir a los defraudadores, a los que ampara, dictó una orden internacional de búsqueda y captura contra Falciani, quién se refugió en Francia y entregó los datos que había copiado de los defraudadores a las autoridades fiscales galas. Francia decidió entonces compartir esa información con varios países de la Unión Europea en los quefiguraban defraudadores, entre ellos España. La justicia española no ha hecho públicos los nombres de esos defraudadores de guante blanco, ni tampoco les ha exigido nada por el momento. Según datos oficiales, en el Estado español hay 3.299 personas que disponen de un patrimonio superior a los 10 millones de euros, de las cuales sólo 729 personas declararon tener un patrimonio superior a esa cifra.

Entre otros casos de fraude fiscal reciente, podemos citar el de el piloto de motos Sete Gibernau -2,8 millones evadidos en Suiza-, el del directivo de RBA Ricardo Rodrigo -2,3 millones, enviados también al país helvético- o el de la alcurnia Carulla, propietaria de Agroalimen, la primera industria alimentaria catalana que está siendo investigada por la evasióncontinuada y cuyo fraude podría llegar a los 180 millones de euros enviados a las Antillas Holandesas. Demetrio Carceller, propietario de Cervezas Damm SANO, también está imputado por un fraude fiscal continuado durante los últimos 15 años, y por un valor queascendería a los 500 millones de euros.

Los últimos acontecimientos relevantes que atañen a Hervé Falciani se remontan al pasado 23 de agosto -pocos días después de que declarara en la Audiencia Nacional y se ofreciera a colaborar con España para encontrar defraudadores españoles con cuentas en Suiza- cuando el diputado de IU Gaspar Llamazares registró una batería de preguntas dirigidas al Ejecutivo sobre este caso. Entre ellas, Izquierda Unida pedía conocer si “¿Piensa el Gobierno rechazar la extradición de Hervé Falciani a Suiza?” o si aceptará la colaboración ofrecida por éste “a la Justicia española para descubrir a nuevos defraudadores”.

Desde entonces, han pasado casi dos meses sin que el Gobierno del PP haya contestado a la iniciativa de llamazares y se ha cumplido también el plazo de 20 días que marca el Reglamento de la Cámara para que desde Moncloa se atienda las preguntas escritas de los diputados.

Gaspar Llamazares detalló en su argumentación al Gobierno cómo Falciani copió y difundiólistados de miles de evasores fiscales con cuentas en la oficina del Banco HSBC en Ginebra tras descubrir que había diariamente cientos de operaciones sin rastro, transferencias entre cuentas anónimas inmediatamente borradas gracias al programa Hexagon, quepermite desplazar en un solo clic fortunas entre Ginebra y Hong Kong sin dejar huella numérica.

En su iniciativa, IU también interrogaba al Ejecutivo sobre si “¿Piensa publicar el listado de defraudadores españoles que figuran en la ‘lista Falciani’?” y también sobre “¿Quémedidas piensa impulsar el Gobierno para la protección y recompensa de quienes denuncien el fraude fiscal, similares a las existentes en el Reino Unido y en otros países?” o si “¿Piensa el Gobierno solicitar la inclusión de Suiza en la lista negra de paraísos fiscales de la OCDE?”.

En Agosto, IU ya había pedido al gobierno que no extraditase a Falciani a Suiza, así como su liberación. En septiembre, fue ERC quién volvió a demandar su puesta en libertad. En Octubre, el PSOE hizo lo mismo, y fue entonces cuando el diario El País decidió publicarlo (1). 23 días después de su detención nos enteramos en el diario de PRISA de que se había “arrestado al exempleado de HSBC acusado de robar datos secretos” (2), a través de las agencias de noticias. En Agosto se publicó un reportaje (3) titulado “Cazador de fortunas ocultas” y al mes siguiente se mezcla en la misma noticia con el “líder de un grupo violento de atracadorescondenado en Francia por secuestro” (4) y “otros dos fugitivos”, uno, “un ciudadano de origen marroquí acusado de tráfico de drogas en Alemania” y otro “un ciudadano ecuatoriano por un robo con intimidación”.

Entre las declaraciones publicadas hasta la fecha por parte de Falciani hay que citar una poco divulgada. En ella, explicaba que en las cuentas bancarias “los nombres de las personas físicas son menos del 10% del total y ésos son los pequeños peces. Los que realmente cuentan son los nombres de las empresas. Es ahí donde está la auténtica riqueza. Pero las claves fundamentales son otras: los bancos privados no están sujetos a control alguno y violan las leyes internacionales, no existe transparencia ni posibilidad de rastrear los flujos financieros y el secreto no está garantizado. Hay un sistema a escala industrial que utilizan las empresas como tapaderas para esconder al fisco las riquezas acumuladas y crear fondos negros en paraísos fiscales”. Esta es -probablemente- la declaración más importante que ha hecho Falciani hasta la fecha.

Sin duda, una de las cuestiones más importantes en la información que se publica en losmedios de comunicación sobre el llamado “caso Falciani” -entre otros escándalos sobre fraude fiscal- es que sólo se filtraron algunos nombres de la llamada “lista Falciani”, y estos se pueden contar con los dedos de las manos aunque son miles de personas propietarias de enormes fortunas. Más llamativo aún es que durante estos años no haya aparecido publicado el nombre de ninguna gran empresa o multinacional que “son las que realmente cuentan”, tal y como explica el ingeniero informático.

(1) http://politica.elpais.com/politica

(2) http://economia.elpais.com/economia

(3) http://politica.elpais.com/politica

(4) “La Policía caza en Barcelona a uno de los fugitivos más buscados de Francia”.http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/08

(*) Parte del texto tomado del artículo de David Fernández “Silenci, aquí es defrauda: 16.000 milions d’euros anuals” 

(http://www.acordem.org/2011/12/01/s…).

También de El Economista, entre otras fuentes.

HSBC Holdings dijo que el robo de datos de clientes suizos en el centro de una disputa de impuestos reciente con Francia era mucho más grande de lo que había reconocido previamente que impliquen por lo menos 15.000 clientes, David Jolly informó en The New York Times.

El robo, llevado a cabo cerca de tres años por un empleado de HSBC anterior, participaron alrededor de 24.000 cuentas, el banco dijo – “aproximadamente 15.000 clientes existentes que tenían cuentas en el banco en Suiza antes de octubre de 2006,” y 9.000 cuentas cerradas.

Negocio de banca privada de HSBC, que tiene cerca de 100.000 clientes, dijo el año pasado que los datos relativos a sólo 10 clientes habían sido robados.

“El banco no cree que los datos robados tiene o va a permitir a terceros tener acceso a cualquier cuenta de cliente”, dijo, y agregó que ningún dato se ha visto comprometida por cualquiera de sus sucursales fuera de Suiza.

Las autoridades fiscales francesas dijeron que el verano pasado que habían obtenido algunos de los datos y la usaría para ir tras evasores de impuestos, creando un conflicto diplomático con Suiza, que argumentó que los datos habían sido robados.

Los franceses aceptaron devolver los datos originales después de Suiza levantó la adopción de un tratado tributario, pero me dijeron que seguirían utilizando la información para las investigaciones en Francia.

En Alemania, los gobiernos incluso han pagado por cuenta datos privados robados de bancos suizos, tensando las relaciones bilaterales allí también.

El estado de meses del Norte-Westfalia pasado pagó € 1,25 millones, o US $ 1,7 millones, de los datos bancarios, según dijo, aportaría “mucho más” de los ingresos fiscales. El 3 de marzo, el gobierno federal dijo que compraría un segundo disco compacto que contiene datos sobre los alemanes con cuentas bancarias suizas, Bloomberg News.

HSBC trató de asegurar a sus clientes que los datos que hicieron su camino a Francia no se utilizarían para investigar sus cuentas en Suiza, diciendo: “Las autoridades suizas nos confirmó que no apoyará el uso de los datos robados para responder a las peticiones de los autoridades extranjeras. Las autoridades francesas han informado a las autoridades suizas que los datos que obran en su poder no se utilizarán indebidamente. ”

En la práctica, “los franceses han dicho que no van a entregar los datos a países sin consultar a las autoridades suizas,” dijo un portavoz de HSBC en Ginebra.

“Pero legalmente, no está claro que puedan utilizar estos archivos”, dijo el portavoz, quien dijo que no pudo ser identificado debido a la política del banco. “Han sido robado y copiado, por lo que podría haber sido alterado. No es cierto que sería admisible en la corte. ”

El banco identifica Hervé Falciani, un ordenador antiguo especialista de servicios, como el hombre que robó los datos. Trabajo como “un analista técnico en una migración de datos que implica registros de los clientes,” Mr. Falciani “tuvo la oportunidad de esta migración de datos específico para transferir archivos a dispositivos personales”, dijo el banco.

Sr. Falciani no pudo ser inmediatamente contactado para hacer comentarios.

Sr. Falciani, el banco agregó que “ha tratado de posicionarse como un soplón dentro de la organización, pero no tenemos constancia de su notificación o sugerir nada a su supervisor.”

El banco dijo que estaba cooperando con las autoridades suizas, mientras que una investigación criminal, dirigida por el fiscal federal suiza, en el robo está en marcha.

“Lamentamos profundamente esta situación y sin reservas disculpas a nuestros clientes por esta amenaza a su privacidad”, dijo Alexandre Zeller, presidente ejecutivo de HSBC en Suiza la unidad de banca privada, en un comunicado.

HSBC dijo que estaba haciendo su “máxima” para asegurar que el incidente no se repitió, y que había gastado más de 100 millones de francos suizos, o alrededor de $ 100 millones “, para mejorar los sistemas y mejorar la seguridad.”

Los robos están a la última daño a la reputación de Suiza cacareada por el secreto bancario. El país se ha convertido en el blanco de la presión sostenida por parte de los dos países europeos y Estados Unidos, que están tratando de obtener datos sobre las cuentas secretas que sospechan que sus ciudadanos de utilizar para evadir impuestos.

Esa presión llevó al gobierno suizo en marzo de 2009 para adoptar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico convención ‘s de la asistencia internacional de impuestos, comprometiéndose a proporcionar datos a los socios de los tratados en los casos de impuestos individuales sobre la base de las “peticiones concretas y justificadas”.

UBS , el mayor banco suizo por activos, llegaron a un acuerdo el año pasado para entregar datos de más de 4.000 cuentas a las autoridades estadounidenses para evitar la persecución criminal. Resolución final del caso que ha sido detenido por un fallo de la corte suiza que dijo entregando los datos violaría las leyes bancarias, pero las autoridades suizas se han comprometido a ver el acuerdo a través.

A partir de la victoria de UBS, la EE.UU. Departamento de Justicia ha ampliado su investigación de los bancos extranjeros en alta mar con servicios de banca privada para incluir HSBC y Credit Suisse , una persona informada sobre el asunto dijo a The New York Times en diciembre.

LA BANCA, EL FRAUDE FISCAL Y EL NEW YORK TIMES, articulo de Vicenç Navarro..- Banqueros y políticos “ESPAÑOLES”, que vergüenza, para irse del país y el último que apague la luz. El New York Times ha ido publicando una serie de artículos sobre Emilio Botín, presentado por tal rotativo como el banquero más influyente de España, y Presidente del Banco de Santander, que tienen inversiones financieras de gran peso en Brasil, en Gran Bretaña y en Estados Unidos, además de en España. En EE..UU. el Banco de Santander es propietario de Sovereign Bank.

Vicenç Navarro; Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University.

Lo que le interesa al rotativo estadounidense no es, sin embargo, el comportamiento bancario del Santander, sino el de su Presidente y el de su familia, así como su enorme influencia política y mediática en España. Un indicador de esto último es que ninguno de los cinco rotativos más importantes del país ha citado o hecho comentarios sobre esta serie de artículos en el diario más influyente de EE.UU. y uno de los más influyentes del mundo.

Es de suponer que si se escribieran artículos semejantes, por ejemplo, sobre el expresidente Zapatero, tales reportajes serían noticia. No así en el caso Emilio Botín.Una discusión importante de tales artículos es el ocultamiento por parte de Emilio Botín y de su familia de unas cuentas secretas establecidas desde la Guerra Civil en la banca suiza HSBC. Por lo visto, en las cuentas de tal banco había 2.000 millones de euros que nunca se habían declarado a las autoridades tributarias del Estado español. Pero, un empleado de tal banco suizo, despechado por el maltrato recibido por tal banco, decidió publicar los nombres de las personas que depositaban su dinero en dicha banca suiza, sin nunca declararlo en sus propios países.

Entre ellos había nada menos que 569 españoles, incluyendo a Emilio Botín y su familia, con grandes nombres de la vida política y empresarial (entre ellos, por cierto, el padre del President de la Generalitat, el Sr. Artur Mas; José María Aznar; Dolores Cospedal; Rodrigo Rato; Narcís Serra; Eduardo Zaplana; Miguel Boyer; José Folgado; Carlos Solchaga; Josep Piqué; Rafael Arias-Salgado; Pío Cabanillas; Isabel Tocino; Jordi Sevilla; Josu Jon Imaz; José María Michavila; Juan Miguel Villar Mir; Anna Birulés; Abel Matutes; Julián García Vargas; Ángel Acebes; Eduardo Serra; Marcelino Oreja…).

José María Aznar;

Dolores Cospedal;

Rodrigo Rato;

Narcís Serra;

Eduardo Zaplana;

Miguel Boyer;

José Folgado;

Carlos Solchaga;

Josep Piqué;

Rafael Arias-Salgado;

Pío Cabanillas;

Isabel Tocino;

Jordi Sevilla;

Josu Jon Imaz;

José María Michavila;

Juan Miguel Villar Mir;

Anna Birulés;

Abel Matutes;

Julián García Vargas;

Ángel Acebes;

Eduardo Serra;

Marcelino Oreja…etc,etc,etc.

Según el New York Times, esta práctica es muy común entre las grandes familias, las grandes empresas y la gran banca. El fraude fiscal en estos sectores es enorme.

Según la propia Agencia Tributaria española, el 74% del fraude fiscal se centra en estos grupos, con un total de 44.000 millones de euros que el Estado español (incluido el central y los autonómicos) no ingresa.

Esta cantidad, por cierto, casi alcanza la cifra del déficit de gasto público social de España respecto la media de la UE-15 (66.000 millones de euros), es decir, el gasto que España debería gastarse en su Estado del Bienestar (sanidad, educación, escuelas de infancia, servicios a personas con dependencia, y otros) por el nivel de desarrollo económico que tiene y que no se gasta porque el Estado no recoge tales fondos. Y una de las causas de que no se recojan es precisamente el fraude fiscal realizado por estos colectivos citados en el New York Times.

El resultado de su influencia es que el Estado no se atreve a recogerlos.

En realidad, la gran mayoría de investigaciones de fraude fiscal de la Agencia Tributaria se centra en los autónomos y profesionales liberales, cuyo fraude fiscal representa -según los técnicos de la Agencia Tributaria del Estado español- sólo el 8% del fraude fiscal total.

Es también conocida la intervención de autoridades públicas para proteger al Sr. Emilio Botín de las pesquisas de la propia Agencia Tributaria. 

El caso más conocido es la gestión realizada por la ex Vicepresidenta del Gobierno español, la Sra. De la Vega, para interrumpir una de tales investigaciones.

Pero el Sr. Botín no es el único. Como señala el New York Times, hace dos años, César Alierta, presidente de Telefónica, que estaba siendo investigado, dejó de estarlo.

Como escribe el New York Times con cierta ironía, “el Tribunal desistió de continuar estudiando el caso porque, según el juez, ya había pasado demasiado tiempo entre el momento de los hechos y su presentación al tribunal”.

Una medida que juega a favor de los fraudulentos es la ineficacia del Estado así como su temor a realizar la investigación. Fue nada menos que el Presidente del Gobierno español, el Sr. José Mª Aznar, que en un momento de franqueza admitió que “los ricos no pagan impuestos en España”.

Tal tolerancia por parte del Estado con el fraude fiscal de los súper ricos se justifica con el argumento de que, aún cuando no pagan impuestos, las consecuencias de ello son limitadas porque son pocos.

El Presidente de la Generalitat de Catalunya, el Sr. Artur Mas, ha indicado que la subida de impuestos de los ricos y súper ricos tiene más un valor testimonial que práctico, pues su número es escaso. La solidez de tal argumento, sin embargo, es nula.

En realidad, alcanza niveles de frivolidad.

Ignora la enorme concentración de las rentas y de la propiedad existente en España (y en Catalunya), uno de los países donde las desigualdades sociales son mayores y el impacto redistributivo del Estado es menor.

Los 44.000 millones de euros al año que no se recaudan de los súper ricos por parte del Estado hubieran evitado los enormes recortes de gasto público social que el Estado español está hoy realizando.

Pero otra observación que hace el New York Times sobre el fraude fiscal y la banca es el silencio que existe en los medios de información sobre tal fraude fiscal.

Tal rotativo cita a Salvador Arancibia, un periodista de temas financieros en Madrid, que trabajó para el Banco Santander, que señala como causas de este silencio el hecho de que el Banco Santander gasta mucho dinero en anuncios comerciales, siendo la banca uno de los sectores más importantes en la financiación de los medios, no sólo comprando espacio de anuncios comerciales, sino también proveyendo créditos -aclara el Sr. Salvador Arancibia- “…medidas de enorme importancia en un momento como el actual, donde los medios están en una situación financiera muy delicada”.

De ahí que tenga que agradecer al diario que se atreva a publicarlo, porque hoy, artículos como los que publica el New York Times y el mío propio, no tienen fácil publicación en nuestro país. Es lo que llaman “libertad de prensa”.

Vicenç Navarro; Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra y Profesor de Public Policy. The Johns Hopkins University.

http://dealbook.nytimes.com/2010/03/11/hsbc-says-15000-hit-by-swiss-data-case/?scp=3&sq=Lista%20Falciani&st=nyt

http://sereslibres.com/2012/10/16/el-nyt-publica-los-nombres-de-los-grandes-defraudadores-espanoles/

http://www.lagranjahumana.com/videoprogramas/la-infame-lista-lagarde

https://oiga.me/campaigns/herve-falciani-debe-ser-liberado

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article43108

Anuncios

Un mundo libre y sin restricciones depende de una Web libre y sin límites.

Take Action – Google

Desde el 3 y hasta el 14 de diciembre se discute en Dubai el futuro de Internet .

Allí, se resolverá si seguirá siendo una formidable herramienta vinculada con la libertad de expresión o si habrá férreas regulaciones que pueden convertirse en una amenaza para las 2.000 millones de personas que en el mundo están conectadas para comunicarse, crear y compartir información.

La encrucijada se planteará cuando comience a deliberar la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), organismo de Naciones Unidas, en donde están representados sólo los gobiernos y no los usuarios, ni técnicos, ni académicos, ni las empresas del sector . El resultado será decisivo porque allí se renegociará el andamiaje reglamentario sobre el cual funcionará la Red.

Existe la certeza de que algunos países (como Rusia, China, Irán y Egipto) impulsan propuestas regulatorias que implicarán el control gubernamental sobre los contenidos bajo el pretexto de proteger la seguridad nacional . Por ende el fantasma de la censura sobrevolará estas discusiones dado que si se aprueban las reformas proyectadas por :

La cumbre World Conference on International Telecommunications (WCIT-12)  a celebrarse en Dubai durante la primera quincena de diciembre podría poner en peligro la supervivencia de internet como una red libre y abierta.

Iniciativas como What is the ITU?  (de Fight for the Future ) y #freeandopen  (de Google ) están articulando una respuesta ciudadana global ante una amenaza frente a la que no podemos permanecer indiferentes.